Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Primera vacuna preventiva contra el sida made in Spain

En fase I, la vacuna española ha generado respuesta inmunitaria contra el VIH en el 90% de los pacientes

Miércoles, 28 de septiembre de 2011, a las 16:06
Javier Leo. Madrid
Revuelo mediático en la presentación de la vacuna española con más posibilidades de convertirse en la primera capaz de prevenir la infección del sida en personas sanas. La vacuna, denominada ‘MVA-B’, ha conseguido, en Fase I, generar una respuesta inmunitaria “potente” (6 veces superior a las más avanzadas en Fase II) en el 90 por ciento de los participantes, con tan solo tres dosis y manteniendo el efecto durante más de un año en el 85 por ciento de los pacientes.

Foto de los tres máximos responsables de la vacuna 'MVA-B'. De izquierda a derecha: Felipe García (Hospital Clinic de Barcelona); Mariano Esteban (CSIC); y Juan Carlos López Bernaldo de Quirós (Hospital Gregorio Marañón de Madrid).


Según el coordinador del estudio, Mariano Esteban, del centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Madrid, “después de más de diez años de investigación, hay que ser cautos con los resultados”. No obstante, “’MVA-B’ ha demostrado que es tan potente o mejor que las vacunas actualmente en estudio”, ha añadido.

Fuente: Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

De los más de 370 voluntarios que se ofrecieron para el estudio, fueron seleccionados 30: 15 procedentes del Hospital Clinic de Barcelona y otros 15 del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Un total de 24 recibieron la vacuna y 6 placebo. En lo relativo a la seguridad, “los efectos secundarios que se han producido son los que cabe esperar en cualquier tipo de vacunación, principalmente de tipo local en la zona de inyección”, asegura el responsable del equipo del Hospital Gregorio Marañón, Juan Carlos López. “La seguridad es óptima, similar a la de otras vacunas como la de la gripe”, ha apuntado.

El siguiente paso, según ha indicado Felipe García, responsable del equipo en el Hospital Clinic de Barcelona, “será probar la vacuna en pacientes infectados para conseguir que dejen de depender del tratamiento antirretroviral”. Esta fase comenzará la semana que viene, con otros 30 voluntarios, repartidos entre el Gregorio Marañón, el Hospital Can Ruti de Badalona y el Clinic de Barcelona. El objetivo es administrarles tres dosis de vacuna y retirarles el tratamiento antirretroviral dos meses antes de la última inmunización, para comprobar durante seis meses si han logrado controlar la replicación del virus sin necesidad de fármacos.

Lea aquí más detalles sobre el estudio