16 nov 2018 | Actualizado: 10:30

PP y PSOE piden un abordaje integral de las enfermedades psiquiátricas

Martínez Olmos presenta una proposición no de ley para impulsar una estrategia específica

Viernes, 10 de octubre de 2014, a las 12:42
Redacción. Madrid
Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, los partidos PP y PSOE han lanzado sendos comunicados solicitando un abordaje integral de las enfermedades psiquiátricas. Como recuerda el Partido Popular, alrededor del 9 por ciento de la población padece algún tipo de trastorno mental, y el 15 por ciento lo padecerá a lo largo de su vida.

José Martínez Olmos y Rubén Moreno, portavoces de sanidad del PSOE y PP.

Las enfermedades mentales en la actualidad representan el 12,5 por ciento de todas las patologías, superando al cáncer y a los trastornos cardiovasculares. Atendiendo al impacto económico, en la Unión Europea, los costes que ocasionan los problemas de salud mental pueden llegar a suponer un 3 por ciento del PIB incluyendo en ellos, tanto los costes directos de atención a los enfermos como la pérdida de productividad y absentismo laboral. “En el Partido Popular creemos que la salud mental es fundamental para el capital humano, social y económico de un país”, según el comunicado del PP.

El Partido Popular ve “primordial” que la salud mental y la atención a los enfermos “sean considerados de una forma integral, vinculando las prestaciones sociales y las sanitarias”. Para ello, “continúa trabajando en alcanzar los objetivos propuestos en la Estrategia de Salud Mental 2009-2013 y en armonizar la normativa existente con la Ley General de Discapacidad en aras a garantizar igualdad de oportunidades y no discriminación para los pacientes”.

De igual manera, el Partido Socialista, a través de su portavoz en sanidad, José Martínez Olmos, ha recalcado la necesidad de “un enfoque multidimensional” para el abordaje de la salud mental, así como “una respuesta multiprofesional y una orientación asistencial comunitaria”. Estas características deben estar reflejadas en “una nueva estrategia de salud mental para el Sistema Nacional de Salud”, bajo los principios de “universalidad, equidad, eficiencia, solidaridad e integración”.

Para impulsar esta estrategia, Martínez Olmos ha presentado una proposición no de ley donde se especifica que el plan de salud mental debería insertarse en un sistema sanitario determinado “por el carácter público de todos los bienes y servicios sanitarios”. Además, el PSOE ha denunciado “el deterioro de la calidad de la atención a la salud mental, los procesos de privatización de la gestión de los servicios sanitarios en algunas comunidades autónomas y la falta de priorización de la estrategia de salud mental en los últimos tres años”.