12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Palacios desmiente que algún funcionario de Sanidad fuera arrestado por la Guardia Civil

La consejera ha señalado que esta persona se encuentra trabajando y

Miércoles, 19 de octubre de 2011, a las 15:55

Redacción/E.P. Murcia
La consejera de Sanidad y Política Social de Murcia, María Ángeles Palacios, ha desmentido que alguno de los funcionarios de su departamento fuera detenido por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en el marco de la segunda fase de la operación Biblioteca, de presunta corrupción urbanística en Librilla en noviembre de 2008.

María Ángeles Palacios.

En concreto, se trata de G.C., jefe de Servicio de Planificación de Obra de dicha Consejería, persona que, según ha afirmado Palacios, "no está en la cárcel ni en ningún momento fue detenido". De hecho, ha señalado que se encuentra trabajando y "bien", aunque no ha tenido la oportunidad de hablar con él.
"Sé que está trabajando esta mañana en su sitio, pero no sé si está imputado", ha precisado la consejera, quien ha respondido que "no, como siempre" tras ser preguntada si se pondrá en contacto con él estos días.

Los agentes de la UCO, bajo la dirección del juez Andrés Carrillo, titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Murcia, realizaron registros en cinco dependencias de la Secretaría General de la Consejería de Presidencia, en dos de la Consejería de Sanidad --más de diez horas aproximadamente--, en el Ayuntamiento de Aledo, así como en otros domicilios particulares y sedes sociales.

En esta segunda pieza de la operación 'Biblioteca', en la que han sido detenidos el alcalde de Aledo, Simón Alcaraz; y la secretaria municipal del Consistorio, Rosario Hita, entre otros, se investigan los presuntos delitos de cohecho, prevaricación, negociaciones prohibidas a los funcionarios públicos y falsedad.

A preguntas de cómo se encuentra el departamento que dirige, Palacios ha subrayado que "muy bien, y todo el mundo trabajando". Tras remitirse a sus declaraciones de este martes, ha insistido en su "total colaboración con la Justicia", como lo demuestra el hecho de que la UCO "estuvo pidiendo determinados expedientes y se les acompañó, según el expediente que necesitaban, a las distintas dependencias y fue recogiendo el material y vuelta a la normalidad".

Según ha relatado, los agentes de la UCO estuvieron "en los despachos, sentados, revisaron la documentación que quisieron y se llevaron la documentación que pensaban que era oportuna para la investigación que llevaban". Palacios, que desconoce qué tipo de documentación se requirió puesto que ha confirmado que no se encontraba en la Consejería, ha declinado dar más información al respecto, ya que "esto es una investigación y que sea la justicia la que decida hablar".

"Creo que no debo hablar sobre temas que ya están en manos de un juez y debe ser la justicia la que hable, porque nosotros lo único que hacemos es facilitarle toda la información que precisen", ha insistido la consejera de Sanidad.