15 nov 2018 | Actualizado: 17:50

Osakidetza controlará la exposición a radiación de los menores

El registro podría ampliarse tambien a los adultos en el futuro

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Bilbao

Osakidetza controlará desde principios de 2011 la dosis de radiación que reciben los niños en edad pediátrica (de 0 a 14 años) cuando son expuestos a una exploración radiológica.

Se controlará la exposición a radiación de los menore

Esta especie de cartilla radiológica electrónica permitirá contabilizar el número de dosis emitidas en pruebas como las tradicionales radiografías, pero también por otras con más incidencia sobre la salud en este sentido, como los TAC, que emiten un mayor nivel de radiación.

El Servicio Vasco de Salud va a poner en marcha un registro dentro de la propia historia clínica electrónica, que se terminará de ampliar a finales del próximo año para controlar la exposición y racionalizar las pruebas para velar por la salud de los menores.

No obstante, desde el Departamento Vasco de Salud se advierte que no se van a evitar las radiografías o los TAC imprescindibles."No se trata de reducir las exploraciones necesarias, sino de racionalizar la prescripción que no sea imprescindible", ha explicado Enrique Peiró, responsable de programas de Salud Pública de Osakidetza, que también ha señalado que aunque por el momento la medida solo va aplicarse a los menores, no se descarta ampliarla en el futuro.

La Comisión Europea indica en un informe sobre esta materia que la exposición a estas ondas de los recién nacidos genera un riesgo tres veces más elevado que en los adultos de padecer cáncer. Por eso, la prioridad se sitúa en los menores, aunque no se excluye ampliar más adelante la iniciativa a los adultos, según asegura Peiró.

El registro no solo precisará el número de pruebas que se realizan a cada niño y la dosis estimada de rayos que recibe, sino que la intención es fijar el número de dosis real, lo que en términos técnicos se conoce como la dosis efectiva, que varía en función de la zona del cuerpo radiada, el volumen corporal y otros datos.

Los médicos podrán acceder a la información desde un ordenador para tener en cuenta la exposición a que se ha visto sometido el paciente hasta ese omento. Los técnicos trabajan ahora con las empresas fabricantes para establecer cómo realizar la transmisión de los datos de la forma más segura para los pacientes y sencilla para los profesionales sanitarios.