Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Ocho meses para solucionar el “caos” de la plantilla sanitaria

Se critica la diferencia entre las plazas convocables para oposición y las que están trabajando

Miércoles, 30 de diciembre de 2015, a las 14:09
Juanma Fernández.
En la última reunión de la Mesa Sectorial de 2015, los sindicatos y la Consejería se han marcado un plazo de ocho meses para acordar el nuevo plan de ordenación de los recursos humanos, pues el actual concluye el 31 de diciembre. Ante esa perspectiva, lo que sí se ha ampliado ha sido el decreto de jubilación para 2016, que se mantiene en una jubilación forzosa a los 65 años y cuatro meses.

María Martín, consejera de Salud

Desde enero y hasta agosto, lo que esperan los sindicatos es llegar a acuerdos sobre la estructuración de plantillas, “tanto en los hospitales como en atención primaria”, aclaran desde el Sindicato Médico de La Rioja (Cesm-Rioja). “No sabemos qué nos va a proponer la Administración pero está claro que hay un caos con las plazas vacantes y una gran diferencia entre las plazas reales convocables para oposición y las que están trabajando en realidad”, añaden.

Por lo pronto, se ha acordado hacer interinos a los facultativos especialistas que superaran el 10 por cien de eventualidad, según confirman desde UGT. Esto ha afectado a 26 especialistas más 8 de urgencias hospitalarias y 4 de emergencias del 061.

Sobre la edad de jubilación, afirman que la propuesta de Mariano Rajoy en campaña de liberar de impuestos a quien trabaje hasta los 70 años les dejó “descolocados”, por lo que ahora esperan una respuesta del gobierno central para saber cómo enfocar la cuestión. “Hay gente que puede y quiere seguir trabajando, pero también hay otros profesionales, como los servicios de emergencia, que quizá tengan que jubilarse antes”, cuentan.

Lo que viven con más pausa es la jornada laboral ampliada desde Madrid de 35 a 37,5 horas: “Esperamos que terminada la crisis regresemos a la jornada anterior, es algo en lo que les insistimos constantemente pero, de no ser así, al menos que el reparto de las horas sea lo menos lesivo posible”, determinan desde esta organización sindical, que critica la acumulación de horas en fines de semana.