13 nov 2018 | Actualizado: 17:10

Ocho centros de salud de Huesca reciben el certificado ISO

El Salud se encuentra inmerso en un programa de mejora de la calidad tanto en el ámbito asistencial como en el entorno laboral

Lunes, 29 de septiembre de 2014, a las 15:33
Redacción. Huesca
El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Ricardo Oliván, ha visitado el Hospital San Jorge, donde ha procedido a entregar el certificado de calidad ISO a ocho centros de salud de la provincia de Huesca. En concreto los nuevos centros acreditados son los de Almudevar, Biescas, Broto, Berdun, Grañen, Pirineos, Hecho y Huesca Rural.

Oliván ha entregado los certificados ISO.

El certificado de calidad ISO es un reconocimiento externo que pone de manifiesto que el trabajo de todos se lleva a cabo bajo los más rigurosos estándares de calidad, redundando en el beneficio del paciente y orientado hacia la excelencia.

Según Olivan, "este certificado significa medición, análisis y mejora. Eso se traduce en Calidad Asistencial y optimización de los recursos económicos. Según algunos informes recientemente publicados, Aragón es de las primeras comunidades autónomas en calidad de prestación de servicios y en satisfacción por parte de los usuarios. Ese es el camino". El Servicio Aragonés de Salud se encuentra inmerso en un programa de mejora de la calidad tanto en el ámbito asistencial como en el entorno laboral.

Por último el consejero ha afirmado que "en el año 2011 el sector de Atención Primaria de Huesca contaba con 3 centros integrados en la familia de las Normas ISO. Hoy entregamos el Certificado de Conformidad a 8, y al finalizar este año, se habrán añadido 2 más. Este éxito es un orgullo para los profesionales responsables de ello y un privilegio para los ciudadanos de las zonas de salud acreditadas".

Por otro lado, Oliván ha visitado la nueva planta de aguas del servicio de Nefrología. Según el consejero "esta nueva planta de aguas permite un tratamiento adecuado del agua en todas las etapas del proceso de hemodiálisis: preparación, pretratamiento, tratamiento y distribución, a través de un circuito cerrado en el que se evitan manipulaciones, disminuyendo los efectos indeseables y complicaciones en los pacientes. El objetivo de esta nueva planta es que el agua sea lo más pura posible, mejorando el rendimiento y al menor coste posible. Se ha cambiado también la monitorización y los equipos, ahora de tercera generación, permitiendo aumentar la seguridad y calidad en la atención a los pacientes".