Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:30

Nuevo catedrático de Oftalmología por la Universidad de Zaragoza con docencia en los hospitales Clínico y Servet

Luis Pablo Júlvez apuesta por “trabajar para alcanzar una Medicina de excelencia a través de la formación y la investigación”

Miércoles, 18 de septiembre de 2013, a las 13:27

Redacción. Zaragoza
El jefe de servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Miguel Servet, Luis Pablo Júlvez, ha sido elegido catedrático del área de esta especialidad en la Universidad de Zaragoza, con docencia en los hospitales Clínico y Miguel Servet. El profesor, con más de 200 artículos publicados en revistas del ámbito médico en su haber, es un referente internacional en la investigación y el tratamiento del glaucoma, enfermedad que provoca un daño progresivo en el nervio óptico y que puede ocasionar la ceguera. Su trayectoria profesional le ha validado como un experto en esta área y por ello es invitado como ponente en diversas Universidades y Congresos Nacionales e Internacionales.

Su prestigio en el ámbito del glaucoma no le ha impedido, sin embargo, abrir la investigación de su equipo hacia otros campos, como el de la Neuroftalmología, Cirugía Plástica Ocular, retina y mácula realizando investigación básica y clínica. Los estudios desarrollados por este grupo han sido difundidos en las publicaciones más prestigiosas del campo de la Medicina, hecho que ha permitido que el servicio del Servet pueda dotarse de la última tecnología, siempre a disposición de los pacientes aragoneses, así como de fondos externos para investigación, y de ser requerido para la colaboración con empresas nacionales e internacionales.

Con una actividad asistencial de 130.000 acciones anuales sobre pacientes (entre consultas, cirugías y pruebas complementarias), este equipo en el que trabaja una treintena de oftalmólogos se ha caracterizado por “articular docencia e investigación siempre alrededor de la asistencia”. “La Medicina de excelencia –añade el doctor- supone siempre intentar mejorar la calidad asistencial y para ello tenemos que formar bien a las nuevas generaciones, que es la docencia, y además intentar expandir las fronteras de lo que sabemos, y eso se llama investigación”. Para ello, el nuevo catedrático ha realizado una coordinación del servicio enfocada a la constante actualización de conocimientos por parte de los facultativos y una subespecialización, lo que redunda en una mejor atención. De ahí, la creación de nuevas secciones, como la Unidad de Función Visual, la puesta en marcha de los últimos procedimientos quirúrgicos, y la línea multidisciplinar abierta con otras especialidades, como Neurología o Neurofisiología, Química u Óptica, entre otras.

Para Júlvez, la cátedra supone un “reconocimiento personal y también, y ello es más importante, un reconocimiento al grupo”. “Somos un equipo –dice- en el que ahora estamos especialmente ilusionados por las diversas líneas de trabajo abiertas, como la de diagnóstico y seguimiento de enfermedades neurodegenerativas a través del análisis del nervio óptico; el desarrollo de prototipos de tecnología para detección de diversas enfermedades; otra línea prometedora de investigación sobre el tratamiento de la patología macular; varios trabajos sobre diagnóstico de trastornos del neurodesarrollo infantil; estudios sobre penetración de fármacos o la detección de problemas del sueño mediante la aplicación de unas técnicas muy novedosas que estamos investigando en colaboración con una empresa suiza, entre otros campos de trabajo”, dice el doctor.