La especialidad ha implantado más despacio que otras soluciones de imagen digital



29 may 2014. 17.22H
SE LEE EN 6 minutos
Enrique Pita / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
La Sociedad Española de Anatomía Patológica y GE Healthcare han reunido en Madrid a patólogos y especialistas en tecnologías de la información en el área de salud para debatir cómo pueden los primeros usar las TIC. El encuentro ha servido además para presentar el sistema Omnyx, desarrollado por la compañía norteamericana para digitalizar la imagen patológica. En todo caso, este tipo de tecnologías se están extendiendo poco a poco, aunque como explica Marcial García Rojo, jefe de Anatomía Patológica del Hospital de Jerez de la Frontera, la especialidad ha ido más despacio que otras como la Radiología en la implementación de un sistema de imagen digital.

“Hemos ido más lento que otras especialidades en implantar un sistema de imagen digital”.

De la histopatología se dice que es una especialidad eminentemente analógica. ¿En qué situación tecnológica se encuentra?

La realidad es que ha ido evolucionando tecnológicamente, pero es una especialidad que tiene dos vertientes. Por un lado, el tratamiento de datos, de información basada en texto, y esta ha evolucionado tanto que los servicios de Anatomía Patológica son el referente donde todo el mundo va a buscar cuando quiere hacer una explotación de información.

Sin embargo, siendo una especialidad basada también en imagen, hemos ido más lento que otras especialidades como Radiología o las basadas en la endoscopia en implementar un sistema de imagen digital. Hemos ido más lento no porque no quisiéramos, sino porque la tecnología que lleva asociada la imagen digital de Anatomía Patológica es bastante más compleja que la imagen médica convencional.

Estamos por la labor de ir a un entorno digital, y de hecho es ahora, en los dos o tres años recientes, cuando por fin disponemos de sistemas que son capaces de abordar lo complejo que es digitalizar la imagen microscópica, que es otro mundo, no es la imagen convencional que hasta ahora conocíamos.

¿Cómo facilitaría su trabajo esta tecnología?

Lo estamos necesitando urgentemente. Todos los servicios de Anatomía Patológica están viviendo, como todos los servicios médicos, un aumento de la actividad asistencial tremendo, sobre todo ahora que estamos viviendo épocas en las que necesitamos ser más efectivos y producir más con menos. La única forma de hacerlo es con un sistema basado en patología digital.

Además, la investigación médica ha avanzado pidiéndonos ahora que ofrezcamos a los pacientes una medicina realmente personalizada en la que se pide no solo diagnosticar un tumor, sino que de ese tumor hay que hacer cuatro o cinco marcadores, de forma que ahora mismo se puede multiplicar por cinco o diez veces la información que tenemos que generar por cada paciente. La única forma de abordarlo es automatizar todo ese proceso.

La necesidad viene por ofrecer más calidad y más personalización a los pacientes y por el aumento tremendo que estamos viendo en la actividad asistencial.

“Los hospitales están apostando por estas tecnologías de forma clara”.

¿Qué papel juegan las TIC?

La única forma de abordarlo es mediante las TIC y mediante la mejora de los procesos, reanalizando cómo estamos organizados en los servicios de Anatomía Patológica e integrar esas TIC y siendo más eficientes en esos procesos.

¿Han encontrado el apoyo de la industria para desarrollar este tipo de tecnologías?

Si no hubiéramos tenido ese apoyo, no hubiera evolucionado la tecnología como lo ha hecho en los últimos años. Nos sorprende ver el gran número de empresas que se han interesado por las TIC en patología, y además nos agrada de forma especial que empresas que clásicamente han apostado por la Radiología ahora lo hagan también por la Anatomía Patológica.

¿Los hospitales están apostando por implantar este tipo de tecnologías?

Sin duda, lo están haciendo de forma clara. Hay que tener en cuenta que los presupuestos que maneja un servicio de Anatomía Patológica pueden estimarse en torno al 1 por ciento de todo el hospital. A la hora de implementar esta tecnología no es para nada cara.

Para introducir esta tecnología, y ya que los presupuestos son tan ajustados, la fórmula es a veces imaginativa: por consumo de reactivos, por pactos de innovación, etc.

¿Es necesario avanzar en la formación de los profesionales en el uso de estas nuevas tecnologías?

Por  fortuna esa es la parte menos compleja. Yo diría que el cambio cultural ya se ha dado porque como decía en Anatomía Patológica hace mucho tiempo que se manejan programas informáticos, con lo que lo que ha ocurrido con otros médicos como Atención Primaria, que ha visto digitalizada su historia, nosotros ya teníamos desde hace 15 o 20 años en muchos casos sistemas de información propios. No es tanto un problema de formación, porque la forma en la que el usuario interactúa con el ordenador es la misma que con el microscopio.

“Necesitamos urgentemente digitalizar toda la información que estamos generando”.

¿Qué evolución sería deseable a corto-medio plazo?

Lo que necesitamos urgentemente es poder digitalizar todo el volumen que estamos generando. Entiendo que es un reto tecnológico, que estamos hablando de un volumen de información que cambia las dimensiones, porque pasamos de hablar de gigas a petabytes.

Pedimos esencialmente poder abordar todo eso escaneado, y lo pedimos porque es muy difícil mantener un doble proceso, el analógico y el digital. Nos gustaría hacer todo el cambio a la digitalización cuanto antes.

Al digitalizarlo todo, ¿la integración con el resto del hospital sería más eficiente?

Por supuesto. Ahora mismo todos los especialistas pueden ver el informe de Anatomía Patológica, pero hay especialidades como la Dermatología o Hematología que necesitan ver también la imagen, que se enriquecerían mucho. La apuesta es que todas las especialidades estén acostumbradas a ver imágenes de Anatomía Patológica, como lo están a ver una radiología. Esto cambiará yendo a un modelo digital.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.