17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Montero defiende la eficacia de la sanidad pública ante la “propaganda conservadora” que quiere destruirla

La consejera de Salud ha subrayado que el Sistema Nacional de Salud ha posibilitado un incremento espectacular en la esperanza de vida

Viernes, 25 de enero de 2013, a las 12:18

Redacción. Jaén
La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, ha defendido el modelo de sanidad público como único garante del acceso de la ciudadanía a los recursos en igualdad de condiciones, al tiempo que ha destacado su "eficacia y eficiencia" frente al "aparato de propaganda de las fuerzas conservadoras" que pretende destruirlo en beneficio de empresas del sector privado como, a su juicio, está ocurriendo en otras comunidades autónomas como Madrid, Valencia o Castilla la Mancha.

María Jesús Montero.

Durante el coloquio Jaén-Debate que ha tenido lugar en la capital jienense, a la que han asistido profesionales sanitarios, representantes de asociaciones ciudadanas y pacientes, entre otros, y que ha tenido como tema central 'La sanidad andaluza, un compromiso con lo público', ha subrayado que el Sistema Nacional de Salud ha permitido grandes resultados en esta materia y ha posibilitado un incremento espectacular en la esperanza de vida.

A su juicio, existen tres elementos esenciales en "la ola de propaganda conservadora" contra el sistema público de salud, que ha definido como "misiles para acabar con el Sistema Nacional de Salud".

El primero de estos mensajes interesados, según Montero, es que el sistema público no es sostenible y está por encima de nuestras posibilidades, una idea que se traslada constantemente "como si fuera una suerte de lujo". Ante ello, ha abogado por "poner pie en pared", ya que plegarse ante estas afirmaciones falsas es algo que la sociedad no puede permitirse.

En este sentido, la consejera se ha referido al sistema sanitario público como el que posibilita una relación más favorable en el cociente entre inversión y gasto por persona. Así, "en torno a 1.200 euros al año por habitante de media (a nivel nacional) permiten que los ciudadanos tengan acceso a los mejores medios y la mejor tecnología".

Otra de las "mentiras" que, según Montero, trasladan los que quieren destruir el modelo público de sanidad es que no funciona. Frente a ello, ha indicado que todos los estudios sobre coste sanitario ponen de manifiesto que los sistemas públicos son más baratos que los de provisión privada. Así lo indica la propia Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial.

El tercer "misil" contra el sistema público lanzado desde los sectores conservadores es que los ciudadanos utilizan de forma ineficiente los servicios públicos y que abusan de ellos, por lo que "hay que poner barreras en forma de copagos".

Al respecto, ha defendido que "estas barreras hacen que el ciudadano se abstenga de ir al profesional a los primeros síntomas y sí lo haga cuando su patología ya está avanzada, con lo que la atención es mucho más cara". De este modo, ha explicado que al final, el coste global es mucho más caro e ineficiente con estos copagos.