Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:30

Médicos de familia advierten del riesgo de los recortes en la asistencia

Reivindican la posibilidad de que puedan pedir determinadas pruebas que hasta ahora tienen prohibidas

Jueves, 26 de abril de 2012, a las 15:42

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
Los médicos de familia han alertado de que la calidad asistencial está en riesgo debido a los ajustes económicos y han advertido de la desmotivación que las restricciones y la situación socio económica producen en los profesionales de esta especialidad.Así lo ha manifestado el presidente de la Sociedad Canaria de Medicina Familiar y Comunitaria, Miguel Ángel Hernández, que ha presentado un manifiesto que estos especialistas, que ascienden en las islas a unos 1.300, presentarán ante el Servicio Canario de la Salud y que tiene como objetivo aumentar la eficiencia del servicio y mejorar la motivación de los profesionales.

Miguel Ángel Hernández.

Hernández ha subrayado que los médicos de familia comprueban a diario la realidad de Canarias y constatan cómo familias enteras subsisten con la pensión de los jubilados o cómo otros no pueden pagar ni la parte que les corresponde de los medicamentos. Esta situación genera un desgaste al profesional al que hay que sumar, dijo, las medidas restrictivas económicas que se están adoptando.

Además ha subrayado que debido a esta situación económica las patologías son cada vez más complejas, especialmente las relativas al estado mental, lo que requiere un mayor tiempo de consulta. Ha explicado que entre las medidas propuestas al SCS se encuentra la redistribución del presupuesto sanitario, ya que mientras en la atención primaria se resuelven entre el 80 y el 85 por ciento de los problemas de salud por lo que debería recibir el 25 por ciento del presupuesto sanitario, la realidad es que en Canarias recibe el 13 por ciento.

Este porcentaje, ha explicado Hernández, es inferior a la medida nacional que recibe el 15,4 por ciento, diferencia que cifró en 50 millones de euros. Ha añadido que otra de las medidas hace referencia a la necesidad de evitar el deterioro de la política de recursos humanos y ha subrayado la necesidad de que los médicos residentes cuando terminen su formación se incorporen al Servicio Canario de la Salud.

Asimismo ha apelado a un modelo de organización diferente que suponga una disminución de la carga de trabajo para mejorar la atención y que permita que los enfermeros puedan atender a pacientes con patologías leves. Hernández ha relatado que la "desburocratización" es otra de las reivindicaciones de los médicos de familia y señaló que aunque se han conseguido mejoras, el objetivo ahora es mejorar el "absurdo" sistema de gestión de las incapacidades laborales.

Además esta sociedad médica reivindica la posibilidad de que los médicos de familia puedan pedir determinadas pruebas que hasta ahora tienen prohibidas, como escáner o resonancias, que les permita hacer un estudio más profundo del paciente o en su caso derivarlo a un hospital pero con todas las pruebas realizadas.

Hernández ha subrayado que otras de las peticiones es que exista una mayor colaboración con los médicos de los hospitales, y que se extienda en estos centros la receta electrónica, que consideró un elemento fundamental. En este sentido ha recordado que han sido los médicos de familia los que en mayor medida han contribuido al ahorro del gasto farmacéutico, que cifró en 48 millones de euros de ahorro en 2011.