Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Los trabajadores del Hospital de Tudela se oponen a la decisión “política” de unificar los laboratorios de Salud

Aseguran que conlleva una pérdida de la calidad del servicio, así como de puestos de trabajo

Martes, 24 de enero de 2012, a las 16:47

Redacción. Navarra
Trabajadores del Hospital de Tudela han sostenido en el Parlamento foral que la decisión de unificar los laboratorios es "estrictamente política" y va a afectar a más de 100.000 ciudadanos de la Ribera, ya que conlleva una pérdida de la calidad del servicio, así como de puestos de trabajo.

Hospital de Tudela.

Una representación de los trabajadores del Hospital de Tudela, integrada por Pilar Ochoa, Luis José López, Carmen Pinilla, Merche Sanz y Jerusalén Ulloa, ha informado a la Comisión de Salud sobre su situación actual y futura tras el anuncio de una posible unificación de los laboratorios, a propuesta de Nafarroa Bai e Izquierda-Ezkerra.

"No estamos dispuestos a perder servicios que tanto nos ha costado lograr", ha sostenido Luis José López, quien ha recordado que Tudela es la segunda población navarra en cuanto habitantes y su zona básica incluye a 100.000 habitantes, a los que hay que sumar a los residentes en poblaciones de comunidades vecinas.

Según los datos que ha aportado en el laboratorio de ese hospital se reciben cada día 1.200 muestras de carácter ordinario procedentes de diferentes centros y del propio hospital y por urgencias entran unos 100 pacientes más que también precisan analíticas.

Si se lleva a cabo la centralización les van a dejar solo con el laboratorio de urgencias, ya que "se van a llevar el 70 % del servicio a Pamplona, eliminando puestos de trabajo en la zona de mayor incidencia de paro de toda Navarra", ha aseverado.

La plantilla de los laboratorios del Hospital de Tudela la integran 29 trabajadores, 28 fijos y uno eventual, a los que se suman otras 22 personas que cubren bajas, vacaciones y excedencias y todos ellos, según López, se van a ver "perjudicados en mayor o menor medida".

Al respecto ha dicho que se habla de que nueve trabajadores fijos se van a tener que trasladar a Pamplona, lo que afectará a su calidad de vida, y los eventuales van a ser despedidos. Además ha sido desconvocada una convocatoria de doce plazas de oposición de técnicos de laboratorio.

López ha defendido el trabajo de "calidad" que se realiza en ese laboratorio y que ha sido reconocido con los correspondientes certificados, tras lo que ha apuntado que la consejera de Salud "no ha podido demostrar que la calidad se va a mantener en Pamplona".

Y es que, en su opinión, el servicio se va a ver afectado, ya que se va a perder rapidez. En la actualidad, antes de las 15,00 horas todas las analíticas están finalizadas, un horario que dudan que se mantenga o mejore si hay que trasladar las muestras a Pamplona.

Ha recalcado que en toda determinación analítica es "imprescindible" remitir las muestras cuanto antes a los laboratorios, en un tiempo máximo de dos horas, por lo que en algunos casos los resultados no van a ser fiables. Se ha preguntado además que pasará en verano con temperaturas de 40 grados.

Asimismo ha recalcado que unas analíticas erróneas pueden dar lugar a diagnósticos equivocados o llevar a la realización de pruebas innecesarias, lo que supone un incremento de los costes.

En relación con esta cuestión el portavoz del PPN, Enrique Martín, ha pedido rigor, ya que, según ha dicho, hay muestras que aguantan sin problemas. El trabajador se ha cuestionado el ahorro económico, ya que, según ha puntualizado, mientras indican que el coste por habitante y año es de 45 euros, "el precio de la analítica en Tudela dista mucho, sale por 28 euros, es más barato que si se centraliza".

Ha precisado que no están en contra de una compra centralizada que se pueda distribuir a los laboratorios, pero ha asegurado que "la unificación va a generar gastos que no se han tenido en cuenta". Por todo ello se ha preguntado "dónde están los beneficios que dice la consejera".

Respecto al estudio que se está llevando acabo en torno a la unificación, ha indicado que las conclusiones están previstas para finales de febrero, por lo que no entiende cómo la consejera va a poder comparecer el día 2 para darlas a conocer.

Su compañera Pilar Ochoa ha reprochado a la consejera que no haya escuchado ni a la ciudadanía ni a los profesionales y ha asegurado que los trabajadores están bien respaldados en su lucha contra la centralización y cuentan con el apoyo de todos los ayuntamientos de la Ribera, con la excepción de Buñuel, Murchante y Tudela.

Tras afirmar que no entienden por qué no disponen de más información que la de la prensa, se ha preguntado qué intereses se defienden en este "proceso de desmantelamiento de la sanidad pública".