15 nov 2018 | Actualizado: 21:10
Sábado, 20 de junio de 2015, a las 18:34
Redacción. Valencia
Los profesionales sanitarios de la Vomunidad Valenciana sufrieron un total de 1.895 exposiciones biológicas accidentales en 2014, la mayoría por pinchazos, lo que supone un riesgo de 3,20 accidentes por cada 100 trabajadores, según el Registro de Exposiciones Biológicas Accidentales (REBA) de la Consejería de Sanidad.

Manuel Llombart, consejero de Sanidad en funciones.

Este registró se inició en 2009 para crear un sistema de vigilancia de las exposiciones accidentales a agentes biológicos, tales como el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), virus de la hepatitis B y C, de los trabajadores de los centros sanitarios, públicos y privados, en el ámbito de la Comunidad Valenciana.

Así, del informe del pasado ejercicio se desprende que la mayoría corresponden a exposiciones percutáneas, con el pinchazo como la lesión más frecuente, mientras que las agujas hipodérmicas y las agujas de sutura son los materiales implicados con más frecuencia. El personal de enfermería es el que registra la mayoría de los accidentes declarados, un 49 por ciento de los casos con una tasa de exposición de 4.93 accidentes por cada 100 enfermeros, mientras que el personal médicos sufrió el 31 por ciento, con una tasa de exposición de 3,94 accidentes por cada 100 galenos.

Los procedimientos de riesgo implicados con más frecuencia son la inyección intramuscular o subcutánea (25.27 por ciento) seguido de la sutura en una intervención quirúrgica (19.41 por ciento), según este informe. Además, se ha comprobado que existen diferencias en el perfil del accidentado según categoría laboral. De este modo, el personal de enfermería se accidenta con más frecuencia en la habitación hospitalaria (28,92 por ciento) con una aguja hipodérmica y el personal médico en quirófano (64,27 por ciento) con una aguja de sutura.

Así, más de una cuarta parte de los accidentes ocurren en quirófanos y fundamentalmente con material para el que no existe alternativa en bioseguridad, según se desprende de este registro. Datos hasta abril de 2015 En los primeros meses del año, entre enero y abril de 2015, se produjeron 586 exposiciones biológicas accidentales registradas entre los profesionales valencianos.

Enfermería, a la cabeza

En este periodo, el colectivo de enfermería continúa siendo el colectivo con mayor porcentaje de exposiciones, un 51,02 por ciento, el doble que los médicos, con el 25,77 por ciento. También se aprecia fuertes diferencias por sexos, el 75,75 por ciento de las mujeres frente al 24,25% de los hombres; y por edades, se 25 a 34 años sufren el 25,94 por ciento de los accidentes, de 35 a 44 años el 22,70 por ciento; de 55 a 64 años 23,38 por ciento.

Por contra, se 16 a 24 años sólo los sufren el 8,19 por ciento. Por tipo de contratación también se observan diferencias. Así, el personal fijo es el que sufre más accidentes, el 46,45 por ciento, seguido muy cerca por el personal eventual interino con el 37,90 por ciento. Por contra, los que están Contratos de formación son los que menos, con un 6,85 por ciento, seguidos de los estudiantes, con un 8,31 por ciento.

Según la Consejería de Sanidad, el Programa de prevención de riesgo biológico en trabajadores sanitarios de la Comunidad Valenciana, en la que la que se sustituye el material convencional por material de bioseguridad, unido a medidas de refuerzo de la formación e información, redujo en un 85 por ciento las exposiciones biológicas accidentales.