Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30

Los sanitarios no están obligados a hablar en catalán

Según una disposición del gobierno, si así lo requiere el paciente, podrán hablar en castellano

Miércoles, 16 de marzo de 2016, a las 11:14
Marta Fernández.
El Boletín Oficial del Estado publica una disposición en la que constata que el castellano tiene cabida en el ámbito administrativo. De esta forma, se confirma que los funcionarios, entre ellos los profesionales sanitarios, podrán hablar catalán y castellano.

Francina Armengol y Juli Fuster.

En concreto, el BOE señala que Baleares “hará efectivo el uso progresivo y normal de la lengua catalana en el ámbito oficial y administrativo”, aunque, más tarde alega que, por ejemplo, “las copias o certificaciones expedidas por las entidades públicas, han de expedirse en catalán, excepto en el caso de que el interesado o la persona de la entidad que las requieran soliciten su versión castellana”.

El texto también se muestra taxativo en cuanto al uso del catalán en la actuación administrativa al disponer que “la administración de la comunidad autónoma y las entidades que integran la administración instrumental utilizarán el catalán en sus actuaciones internas y en a relación entre ellas. También lo utilizarán normalmente en las comunicaciones y las notificaciones dirigidas a personas físicas o jurídicas, residentes en el ámbito lingüístico catalán, sin perjuicio del derecho de las personas interesadas a recibirlas en castellano, si deben ser atendidos en esta lengua”.

En el BOE también se recoge el derecho a recibir asistencia en castellano: “En los procedimientos administrativos tramitados por la Administración de la comunidad autónoma y las entidades que integran la administración instrumental se utilizará el catalán, sin perjuicio del derecho de las personas interesadas a ser atendidas en la lengua oficial de su elección y a presentar escritos y documentos, a hacer manifestaciones y, si lo solicitan, a recibir notificaciones en castellano”.

De este modo, todos los pacientes están respaldados por la ley para ser atendidos en castellano si así lo desean.