Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Los proveedores sanitarios, esperanzados, pero con dudas

Destacan la necesidad de inyectar liquidez a los mercados, y creen que una posible quita no sería una buena señal para la imagen de España, sino más bien un “elemento distorsionador”

Miércoles, 07 de marzo de 2012, a las 15:47

Enrique Pita / Redacción. Madrid
Los proveedores del sector sanitario no han tardado en reaccionar tras el anuncio del ministro de Hacienda Cristóbal Montoro sobre cómo se abordará el pago de las autonomías a las empresas con las que mantienen deudas. Las industrias de la tecnología y la farmacia, así como el sector asistencial privado, que esperan a que se les abonen miles de millones, se han mostrado esperanzados por las informaciones salidas del Consejo de Política Fiscal y Financiera de este martes, aunque piden más concreción y todavían ven dudas por despejar.

Jordi Ramentol (Farmaindustria), Juan Abarca Cidón (IDIS) y Margarita Alfonsel (Fenin).

La secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), Margarita Alfonsel, ha señalado a Redacción Médica que acogen la medida como una buena noticia. “Consideramos que es importante que el Ejecutivo tenga como prioridad el pago a proveedores como mecanismo de estimular la economía”.

Sin embargo, Alfonsel expresa ciertas dudas y señala que quedan preguntas sin resolver, como “qué porcentaje se dedicará al pago de las deudas con los proveedores del ámbito sanitario, qué ocurrirá si alguna autonomía incumple el plazo establecido por el Consejo de Política Fiscal o cómo se va a definir el mecanismo para pagar en función de la antigüedad de la deuda”. Por otro lado, Alfonsel considera que no se puede contemplar la posibilidad de establecer quitas, ya que, a su juicio, “sería un elemento distorsionador”. Además, entiende que “los Presupuestos Generales del Estado tienen que habilitar algún tipo de procedimiento que ayude a que no se vuelva a producir esta situación”.

Para Juan Abarca Cidón, secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), “es una medida positiva porque es imprescindible introducir liquidez en los mercados para que las empresas que están ahogadas puedan salir a flote”. Aun así, y aunque considera que “es necesaria”, opina que “ahora hay que definirla”. Desde su perspectiva, “es un poco pronto para hacer valoraciones porque no se explica cómo se va a hacer o qué autonomías van a recibir más o menos recursos. Pero además, aún no conocemos la deuda real exacta a 2011 de muchas comunidades autónomas”. En todo caso, el IDIS considera que “es una de las principales medidas para sacar al sector de la situación de endeudamiento que tiene, que es tremenda e injusta, pero hay que esperar, consideramos que es un poco pronto”.

Por su parte Farmaindustria, la patronal de los laboratorios innovadores, ha acogido “con esperanza la articulación de un mecanismo de pago para que las comunidades autónomas salden su deuda con sus proveedores”, aunque ha alertado sobre las quitas, porque “emitiría una señal muy negativa a los mercados internacionales y perjudicaría la imagen de España y supondría una clara discriminación para aquellas comunidades que han hecho frente en tiempo a sus obligaciones de pago”. Como Fenin y el IDIS, ha destacado que “supondrá una inyección de liquidez para muchas compañías que se hallan en una situación crítica, viendo así aliviada su situación financiera y facilitada su operativa comercial”.

Hay que recordar que Farmaindustria ha cifrado la deuda de la Administración en más de 6.300 millones de euros, y que los pagos se están haciendo con 525 días de demora media. En el caso de Fenin, la patronal de la tecnología sanitaria dijo a principio de año que a sus asociados se les adeudaban 5.230 millones, con un plazo de pago de hasta 473 días, y en aumento. Por último el IDIS ha calculado que las autonomías deben a la sanidad privada cerca de 2.100 millones.