15 nov 2018 | Actualizado: 10:50

Los inmigrantes que lleven más de tres meses empadronados podrán seguir obteniendo asistencia sanitaria

Se amplía la cobertura de la sanidad pública gratuita con los fondos de la comunidad

Martes, 18 de septiembre de 2012, a las 19:22

Redacción. Bilbao
El Gobierno del País Vasco publicó el Decreto 114/2012, de 26 de junio, para poder mantener la asistencia sanitaria universal y contra la aplicación del copago farmacéutico. Actualmente dicho decreto se encuentra suspendido de forma cautelar hasta que el Tribunal Constitucional resuelva el recurso presentado contra él por la Administración central. Sin embargo, Rafael Bengoa, el consejero de Sanidad, ha afirmado: “hemos organizado un sistema interino por el cual la cobertura asistencial se hace como hasta ahora”. Y han establecido dos tipos de tarjetas sanitarias distintas para los inmigrantes en función del tiempo que lleven empadronados en la región.

Idoia Mendía.

El Decreto 114/2012  tiene previsto proporcionar asistencia y por tanto, la tarjeta sanitaria válida para el sistema sanitario vasco, a todos aquellos que tengan un año de empadronamiento, insuficiencia de recursos y no dispongan de otro sistema de aseguramiento.

Los que lleven empadronados menos de un año podrán obtener una tarjeta temporal -previsiblemente trimestral- y deberán demostrar o justificar su voluntad de arraigo laboral, familiar o social en la región. Al cabo de un año recibirán la tarjeta sanitaria especial válida en el País Vasco.

Los extranjeros que lleven menos de tres meses serán considerados como turistas, por lo que deberán traer su seguro de salud o disponer de recursos económicos para hacer frente a los riesgos de salud.

Según Idoia Mendía, consejera de Interior, Justicia y Administración Pública y portavoz del Gobierno regional, este decreto amplía la cobertura de la sanidad pública gratuita abordada desde la garantía de la sostenibilidad económica del sistema con los fondos de la comunidad autónoma.

En palabras de la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi “la incorporación al sistema de colectivos a los que se brinda la mentada asistencia sanitaria no supone menoscabo alguno de los derechos de aquellos que si tienen reconocida esa prestación por la normativa básica, mientras que su incidencia en el derecho a la protección de la salud puede resultar positivo para todos los ciudadanos”.

El Gobierno vasco considera que las medidas contempladas en el Decreto 114/2012 en ningún caso ponen en cuestión la sostenibilidad financiera del sistema sanitario, ya que las mismas se dictan teniendo en cuenta la evolución de un modelo que se ha demostrado históricamente solvente. Y además, subraya que la población inmigrante en la Comunidad Autónoma realiza una utilización de servicios sanitarios significativamente menor en términos relativos respecto de la población autóctona y baja en términos absolutos de servicios sanitarios.

Por otra parte, el informe emitido por el Departamento de Sanidad y Consumo señala que la denegación del acceso del colectivo de inmigrantes al sistema sanitario implicaría una mayor frecuentación a los servicios de urgencia, resultando finalmente mucho más costoso, tanto en términos económicos como clínicos, dado que la continuidad asistencial de estas personas no sería la deseada y se produciría un riesgo de seguridad clínica.

Finalmente, el informe concluye que los cambios estructurales que en materia farmacéutica ha abordado el Gobierno Vasco -receta electrónica, programa para la mejora de los pacientes crónicos polimedicados y el consumo de genéricos- permiten afirmar que el gasto farmacéutico se mantendrá contenido en los próximos años.