12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Los ingresos por espina bífida se reducen un 53% durante la última década

Es importante, destaca la Consejería en un comunicado, el abordaje integral en el que participen especialistas en Neurocirugía, Urología, Cirugía Ortopédica y Traumatología, Rehabilitación, Oftalmología y Pediatría, con el apoyo de Enfermería, Fisioterapia, Logopedia, Terapia Ocupacional, y Trabajo Socia

Domingo, 26 de octubre de 2014, a las 17:21
Redacción. Sevilla
Los ingresos por espina bífida se han reducido en los últimos 13 años un 53 por ciento en Andalucía, pasándose de 97 hospitalizaciones en 2001 a 40 en 2013, unas cifras que pueden traducirse como una reducción progresiva del impacto de esta enfermedad. En el Día Mundial de la Espina Bífida, la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha recalcado la importancia de políticas preventivas y recuerda que la sanidad pública andaluza ofrece los tratamientos más avanzados, como la cirugía fetal intraútero.
 

Sánchez Rubio.

El Proceso Asistencial Integrado de Embarazo, Parto y Puerperio establece los criterios de calidad en esta materia e incide en el papel de la prevención, con la recomendación de tomar ácido fólico al menos un mes antes de la concepción y hasta las 12 semanas de gestación, ya que numerosos estudios han demostrado que es la mejor arma preventiva de esta malformación congénita que causa discapacidad severa en uno de cada 3.500 recién nacidos vivos.

Es importante, destaca la Consejería en un comunicado, el abordaje integral en el que participen especialistas en Neurocirugía, Urología, Cirugía Ortopédica y Traumatología, Rehabilitación, Oftalmología y Pediatría, con el apoyo de Enfermería, Fisioterapia, Logopedia, Terapia Ocupacional, y Trabajo Social.
 
Tanto el Plan de Atención a las Personas Afectadas por Enfermedades Raras, que permite mejorar el conocimiento y el abordaje de las enfermedades de baja prevalencia, como el Proceso Asistencial Integrado de Atención Temprana, con intervenciones conjuntas del sector sanitario, social y educativo, son instrumentos muy importantes para dar respuesta a menores con espina bífida y sus familias desde este enfoque de abordaje integral en Andalucía.
 
Seis intervenciones de cirugía fetal
 
Asimismo, la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha enfatizado que Andalucía está a la vanguardia de tratamientos avanzados para paliar las secuelas de una patología que, aunque sea poco frecuente, lleva aparejadas muchas complicaciones y tiene un gran impacto sobre la calidad de vida de las personas que la padecen y su familia.

Actualmente, son ya seis las intervenciones quirúrgicas realizadas intraútero por el equipo de Medicina y Terapia Fetal que dirige Guillermo Antiñolo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, acumulando la mayor experiencia a nivel europeo en este tipo de cirugía fetal. Fue en 2007 cuando este equipo de la sanidad pública andaluza, que integran especialistas en Medicina fetal, Neurocirugía y Anestesiología, realizó el primer caso.
 
La singularidad de la cirugía y la experiencia que acumula este equipo de profesionales ha permitido patentar instrumental quirúrgico (el Distractor Quirúrgico Progresivo, que facilita la apertura del útero sin sangrado y sin desgarro de tejidos) y un quirófano integrado portátil que analiza y gestiona las imágenes quirúrgicas en tiempo real, en colaboración con el grupo de investigación de Física Interdisciplinar de la Universidad de Sevilla.
 
“Esta opción terapéutica supera los resultados funcionales de la cirugía correctora realizada tras el nacimiento, con una evolución de las secuelas muy positiva, en cuanto se reduce el porcentaje de hidrocefalia o líquido en el cerebro (una complicación asociada presente en más del 85 por ciento de casos de espina bífida), se mejora la función motora y se disminuye la comprensión del tronco cerebral; igualmente, parece que mejora el control de esfínteres a largo plazo”, asegura el responsable de Neurocirugía de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena, Javier Márquez.

Para este especialista, quien subraya que la incidencia de menores nacidos con espina bífida ha bajado en más del 90% en los últimos años, los programas de diagnóstico prenatal han tenido otro papel muy relevante, ya que permiten detectar precozmente las malformaciones y dan a padres, madres y profesionales la opción de decidir sobre las diferentes alternativas existentes, bien sea la opción de interrumpir voluntariamente el embarazo o la de instaurar a tiempo el mejor tratamiento corrector, como la cirugía fetal.