Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:20

Los especialistas destacan la importancia de los factores sociales de la obesidad

La mejor prescripción, reducir la ingesta calórica y aumentar la actividad física

Domingo, 24 de noviembre de 2013, a las 17:43
Carlos Cristóbal. Málaga
Con 500 millones de personas sufriendo sobrepeso en todo el mundo, la obesidad se ha convertido en una pandemia global  y uno de los grandes retos a los que deben enfrentarse la Medicina Interna. La importancia del factor social, el grado de seguimiento de los tratamientos y los diferentes abordajes de la enfermedad han centrado la mesa redonda celebrada durante el XXXIV Congreso Nacional de la SEMI.

A pesar de que los factores genéticos tienen cierta importancia, la ecuación para la obesidad es sencilla: exceso de calorías y defecto de actividad física. Así lo ha determinado Francisco Tinahones, endocrinólogo del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, que en su intervención ha destacado la importancia del factor social en el desarrollo de la patología. "Las probabilidades de ser obeso si la gente con la que se trata lo es, aumentan hasta en un 45 por ciento", ha indicado.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan especialistas y pacientes es el seguimiento de los tratamientos. "El 33 por ciento de los obesos no acude a la primera cita, y únicamente acaban el programa el 23 por ciento de todos ellos", ha señalado Tinahones, que ha mostrado su rechazo a las llamadas 'dietas milagro', que pese a obtener resultados muy rápidamente no consiguen que el paciente pierda peso de manera continuada.

Manuel Serrano, internista del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha apuntado a niños y adolescentes como aquellos a quienes se tienen que dirigir los programas de prevención de la obesidad. En cuanto a su presentación, se ha referido al tratamiento farmacológico cuando la enfermedad está ya diagnosticada. En él ha abogado por la individualización del patrón de obesidad de cada paciente, refiriéndose a la localización de la grasa.

Por último, el miembro de la Unidad de Cirugía Digestiva del Clínico San Carlos, Antonio Torres, ha defendido la manipulación del tubo gástrico, una técnica que "funciona", pero que debe que debe apoyarse en "evidencias científicas" para su realización.