Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 15:00

Los avances en colangioscopia y anastomosis revolucionan el tratamiento de pacientes complejos

Los nuevos dispositivos permiten tratar casos que, hasta ahora, tenían una mala solución

Miércoles, 28 de octubre de 2015, a las 11:08
Sandra Melgarejo / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Valladolid
El Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid ha acogido el 2º Curso Internacional de Endoscopia Biliar y Pancreática en Directo, Vallado-LIVE, organizado por el Servicio de Aparato Digestivo de este centro y por la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva (SEED). Durante dos jornadas, alrededor de 150 especialistas nacionales e internacionales han llevado a cabo casos reales de intervencionismo pancreáticobiliar con dispositivos de última tecnología.
 

Pérez Miranda explica la primera colangioscopia con el catéter SpyGlass y el nuevo dispositivo de anastomosis.

“Todos han sido pacientes con problemas del árbol biliar (vesícula biliar o conducto biliar) o del páncreas (conducto pancreático o glándula pancreática). La característica que tienen en común es que son pacientes cuya solución con los métodos tradicionales es mala. No es que sean casos imposibles de solucionar, pero, bien porque tienen múltiples intervenciones quirúrgicas previas, por la localización del problema o porque son pacientes con más de 90 años y enfermedades pulmonares que no se pueden someter a anestesia general, la solución tradicional, ya sea mediante cirugía, endoscopia tradicional o un abordaje percutáneo de radiología intervencionista, es mala. De hecho, muchos de estos pacientes vienen ya tratados con intervenciones que no han funcionado o que han sido solo una solución temporal”, ha detallado Manuel Pérez Miranda, director del curso, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del hospital vallisoletano y vicepresidente de la SEED.
 
Durante esta actividad, y por primera vez en nuestro país, se ha realizado una técnica de colangioscopia con el dispositivo miniaturizado mejorado SpyGlass, de Boston Scientific. “Es un catéter que mide solo tres milímetros y que permite tomar biopsias de conductos biliares milimétricos para tener un diagnóstico de certeza o hacer litotricia de cálculos que no son accesibles a otros métodos de extracción endoscópica convencionales. Supone una gran mejoría y, sin duda, la colangioscopia va a experimentar un auge en varios centros de España que puedan concentrar la experiencia y el número de casos suficientes para que el procedimiento sea reproducible, seguro y eficaz”, ha afirmado Pérez Miranda.
 
Además, se ha utilizado un nuevo dispositivo de anastomosis (unión entre dos órganos). “Tradicionalmente, esta técnica requería cirugía abierta, con cicatrices de diez centímetros. En los años 90, se introdujo la laparoscopia o el endoscopio a través de la boca, pero el material disponible no permitía un acceso de un diámetro suficiente. Este nuevo stent formador de anastomosis proporciona un acceso de 15 milímetros que permite introducir un endoscopio en el retroperitoneo, en la vesícula o haciendo anastomosis a través del intestino, con lo que se abre un gran campo de nuevas opciones terapéuticas para pacientes complejos”, ha explicado el jefe de Digestivo del Río Hortega.
 
El especialista ha destacado el alto nivel de Vallado-LIVE 2015: “El nivel elevado lo ponen, en primer lugar, la complejidad de los casos –procedentes de nuestro hospital y de otros centros vecinos que confían en la Unidad de Endoscopia del Servicio de Digestivo del Río Hortega– y, en segundo lugar, los expertos internacionales, que han venido de Japón, Corea, India, Estados Unidos, Dinamarca… Todos son pioneros en el uso de estas tecnologías, tanto de los stents formadores de anastomosis como de los tratamientos guiados por colangioscopia. Aunque nosotros tenemos mucha experiencia, cuando viene otro especialista que aporta puntos de vista diferentes, siempre es muy enriquecedor. El nivel también es alto por los asistentes y por los ponentes nacionales. Este no es un curso para gente que está empezando su formación; todos los médicos que han asistido llevan muchos años dedicados a la endoscopia biliopancreática y aportan mucho a la discusión. De este modo, se crea una sinergia entre la complejidad y la dificultad de los casos, el nivel y la preparación del personal de la Unidad de Endoscopias, y los ponentes extranjeros, que hace que todos aprendamos mucho y hayamos podido resolver con éxito todos los casos”.