15 nov 2018 | Actualizado: 14:40
Viernes, 21 de marzo de 2014, a las 19:22
Redacción. Barcelona
Los pacientes, los colegios profesionales, asociaciones empresariales, entidades municipales, sociedades científicas, universidades, y grupos parlamentarios han alcanzado una serie de acuerdos que definen el sistema de salud pública.

Este acuerdo responde a una moción registrada en el Parlamento de Cataluña, que instó al gobierno a entregar un documento de bases que definiera cómo debía ser el sistema nacional de salud, en el marco actualmente en vigor y en el futuro, después de debatir durante ocho meses y 14 sesiones de trabajo. 

El 21 de mayo de 2013, la Generalitat aprobó, por resolución del gobierno, la creación de la Comisión para la elaboración del documento de bases para el pacto de salud nacional en Cataluña. El trabajo de la Comisión han sido desarrollado por medio de ocho grandes áreas temáticas definidas sobre la base de los seis bloques iniciales, que según la Organización Mundial de la Salud, deben constituir un sistema de cuidado de la salud, junto con otras áreas identificadas como claves por el sistema (por ejemplo, investigación e innovación y un compromiso al ciudadano). 

Algunos acuerdos destacados del documento son: consolidar el sistema sanitario público, garantizando el acceso universal de los ciudadanos a los servicios de salud. Además, se reclama asegurar una financiación pública suficiente y sostenible, según el nivel de riqueza del país. 

Por otro lado, se debe garantizar la igualdad de acceso a servicios de calidad y servicios (diagnóstico, tratamiento y atención) con criterios poblacionales, sociales y territoriales. Promover el papel de los ciudadanos como agente activo del sistema de salud, participando en la definición y revisión de los aspectos clave, siendo responsable de su salud, estilos de vida saludables y toma de decisiones sobre su cuidado.

Se prevé además reforzar la planificación estratégica teniendo en cuenta las necesidades de la población mediante el fortalecimiento de estrategias de salud pública, así como promover la participación de profesionales de la salud en la formulación de políticas sobre recursos humanos y en la gestión de las organizaciones. 

Asegurar la profesionalidad como la base de la relación de los profesionales con la ciudadanía, con el sistema de salud y proveedores. 

Elaborar, por parte de las organizaciones de proveedores, un código de buen gobierno para las instituciones de salud con el fin de asegurar la transparencia y rendición de cuentas. Y en esta misma línea de reforzar la transparencia, prevé la creación de mecanismos que garanticen que en el proceso de designación de los miembros de los órganos de gobierno de las empresas públicas y consorcios se evitará el potencial conflicto de intereses. 

Reforzar la Atención Primaria y comunitaria y promover la coordinación entre los servicios sociales y de salud. Optimizar los recursos destinados a la investigación según su grado de ejecución, innovación y capacidad para responder a la salud y calidad de vida. Y facilitar el desarrollo de un cluster de la salud en Cataluña de primer nivel que contribuirá a la competitividad de la economía. 

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al documento con las bases del pacto