Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Los afectados por hepatitis C piden un plan para extender el uso de los nuevos tratamientos

Instan a Salud a abordar la incorporación de Sofosbuvir y Simeprevir

Miércoles, 08 de octubre de 2014, a las 14:35
Redacción. Pamplona
La Asociación de Enfermos y Trasplantados Hepáticos de Navarra (Atehna) y la asociación SARE de apoyo a enfermos de VIH/Sida han pedido este miércoles en el Parlamento de Navarra un "plan de acción" para que la sanidad navarra extienda de forma progresiva el uso de los nuevos tratamientos contra esta enfermedad, denominados Sofosbuvir y Simeprevir, en biterapia conjunta, a los enfermos de hepatitis C.

Según estas asociaciones, esto debería llevar consigo la eliminación progresiva, también, del interferón, el primer tratamiento que surgió contra la enfermedad, por sus "enormes efectos secundarios". Sin embargo, a juicio de Antonio García, presidente de Atehna, "a la hora de tratar este asunto, no se hace exclusivamente desde el punto de vista médico-científico, porque lo que prima es la cuestión presupuestaria, cuando lo que puede estar en juego es la vida de personas".

Por ello, ha instado a Salud a abordar la incorporación de los nuevos tratamientos en biterapia para los casos difíciles de tratar, mientras que "se podría seguir utilizando el interferón para otros casos, siempre con la idea de que el interferón desaparezca en poco tiempo y más aun pensando en los nuevos tratamientos que están por llegar, todos sin interferón". Dicho plan debe basarse en "dos ideas esenciales, como son que no se puede poner en peligro la vida de un enfermo por no ser tratado con la terapia adecuada, y que nadie puede caer en un trasplante pudiéndose evitar".

Ambas entidades han comparecido en la Comisión de Salud del Parlamento de Navarra para valorar el anuncio por parte del ministerio de Sanidad de incluir en la financiación pública el Sofosbuvir y las consecuencias que este hecho puede tener en la Comunidad foral.

En Navarra, Salud se adelantó a este anuncio hace unos meses y aprobó financiar la utilización de este medicamento para uso compasivo, es decir, en los casos más graves. Una resolución que llegó después de que ambas asociaciones pasaran por el Parlamento para denunciar casos de "solicitudes para el uso de este medicamento que había sido denegado por el Servicio Navarro de Salud". A juicio de ambas asociaciones, el anuncio del Ministerio de incluir ese tratamiento en la lista de medicamentos subvencionados "podría abrir la puerta a su uso en nuevos pacientes", si bien "todavía hay que leer la letra pequeña".