Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Jueves, 21 de febrero de 2013, a las 16:34

Redacción. Santiago
El Consejo de la Xunta ha autorizado los decretos 227/2012 y 235/2012 que establecen la nueva estructura orgánica de la Consejería de Sanidad y de los servicios centrales del Servicio Gallego de Salud (Sergas). Esta modificación supone una nueva disminución de 108.404,22 euros en el coste de la organización administrativa.

Rocío Mosquera, consejera de Sanidad.

Las nuevas estructuras, señala la Xunta, siguen los criterios de eficacia, austeridad y control del gasto público y repercutirán de forma positiva en los ciudadanos ya que, con una estructura menor que la existente, tanto la Consejería de Sanidad como el Servicio Gallego de Salud van a prestar los servicios que hasta el momento se estaban realizando sin disminución en la calidad de prestación de esos servicios.

Entre las novedades de la nueva organización en la Consejería de Sanidad, y atendiendo a criterios de funcionalidad, se modifica la estructura orgánica de la Secretaría General Técnica incorporando la Subdirección General de Planificación y Ordenación Asistencial, que hasta el momento se incluía en la Dirección General de Innovación y Gestión de la Salud Pública.

Por otra parte, la Subdirección General de Inspección, Auditoría y Acreditación de Servicios Sanitarios asume nuevas funciones a través de la creación de un nuevo servicio de gestión de expedientes sancionadores, centralizando todos los trámites que hasta el momento estaban en las jefaturas territoriales y en la propia subdirección. Asimismo, se crea el servicio de Laboratorio de Salud Pública de Galicia, que asumirá a gestión de todas las unidades existentes a nivel periférico y que hasta el momento tenían a categoría de servicio.

Por su parte, los servicios centrales del Servicios Gallego de Salud modifican su estructura orgánica siguiendo principios de la Estrategia Sergas 2014: el paciente como eje del sistema, el reconocimiento y la potenciación de los profesionales y la implicación con la innovación.

En esta línea, se reordenan las competencias con el fin de unificar en una misma unidad distintas funciones que hasta el momento estaban dispersas y se crea la Subdirección General de Atención al Ciudadano y Calidad. Asimismo, con el objetivo de adaptar el sistema sanitario las características de nuestros ciudadanos y pacientes, se introduce como una de las áreas clave la Estrategia Gallega de Atención Integral a la Cronicidad, que será coordinada por la Dirección General de Asistencia Sanitaria.

En el ámbito de los profesionales, el Sergas apuesta por qué asuman una mayor autonomía de gestión, se sientan partícipes de las decisiones y si sientan cuidados por la Administración.

En este terreno, una de las funciones, que se le asigna a la Dirección de Asistencia Sanitaria es el impulso de la gestión clínica. Además, en la Dirección General de RRHH se crea un servicio que sirve de soporte de todos los procesos de gestión de personal y se unifica bajo la responsabilidad de un servicio único la gestión de todos los colectivos de personal, con independencia de su régimen jurídico.

Por último, se pretende que la innovación forme parte de la organización, tanto organizativa
como asistencial. Para eso se crea un Servicio de Innovación Sanitaria dependiendo de la Subdirección de Investigación, Docencia y Innovación, y un Servicio de Innovación Organizativa dependiendo de la Subdirección General de Ordenación Asistencial e Innovación Organizativa de la Dirección de Asistencia Sanitaria.