Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Las oficinas de farmacia amenazan con el cierre a partir del 9 de mayo

El Colegio denuncia impagos de recetas desde el 1 de marzo por parte de la Administración

Martes, 03 de mayo de 2011, a las 13:39

Redacción. Murcia
“Los farmacéuticos de Murcia están financiando desde el 1 de marzo la medicación de los ciudadanos de la Región”, según ha denunciado el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Murcia, en un comunicado elaborado tras la celebración de una Asamblea en la que se ha acordado que, si antes del 9 de mayo no se logra cobrar la deuda o firmar un acuerdo, cerrarán sus establecimientos que, “poco a poco y ante la imposibilidad de pagar a los proveedores, se van quedando sin medicamentos”.

Prudencio Rosique, presidente del Colegio
de Farmacéuticos de Murcia.

El colegio murciano ha asegurado que “las farmacias y los almacenes de distribución no pueden asumir esta insostenible situación de impago y endeudamiento”, máxime si la Administración “amenaza con prolongarlo seis meses más”. El 20 de abril, tras meses de negociaciones, las Consejerías de Sanidad y Hacienda del Gobierno Regional, junto con el Colegio Oficial de Farmacéuticos y las entidades financieras Cajamurcia y Cajamar, alcanzaron un acuerdo, que ha sido aceptado por los farmacéuticos de la Región de Murcia “con reservas”. “Debe saberse que los profesionales avalábamos la línea de crédito que el Gobierno nos encontró. En cualquier caso, nuestra intención era ser solidarios con los ciudadanos, evitar el desabastecimiento de medicamentos, el cierre de los establecimientos y los despidos”, según ha señalado la entidad que preside Prudencio Rosique.

El colegio ha indicado que son las entidades financieras la que rompen dicho acuerdo, de forma unilateral, unos minutos antes de comenzar la Asamblea Extraordinaria de la entidad colegial, “a sabiendas de que las farmacias no podrían mantener el servicio que brindan a los ciudadanos”. Por ello, el colegio ha solicitado apoyo a Cajamurcia y Cajamar, y les ha recordado que “ahora es cuando les necesita toda la sociedad, y que es difícil encontrar argumentos que justifiquen la ruptura unilateral de un acuerdo que garantiza el suministro de medicamentos a los murcianos”.

“La sociedad debe saber que hemos negociado hasta el límite, que hemos asumido incluso propuestas de las entidades que nos podían llegar a perjudicar, que hemos guardado silencio para no alarmar a los ciudadanos, pero que no resistimos más. Es sencillo: si no nos pagan, no podemos pagar”, ha lamentado el Colegio de Murcia, que también ha expresado su “especial agradecimiento a los trabajadores de las farmacias, por su paciencia y comprensión en estos difíciles momentos”.