Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Las declaraciones que han forzado el cambio

Emitió una carta para rectificarlas y pedir perdón a Teresa Romero

Jueves, 04 de diciembre de 2014, a las 16:49
Redacción. Madrid
La destitución del hasta hoy consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid se ha producido unas horas después de que Javier Rodríguez asegurara que si él “lo hubiese hecho mal” Teresa Romero “no estaría hablando” a lo que ha añadido que si su gestión frente a la crisis del ébola no hubiese sido la correcta, “España seguiría teniendo esta enfermedad”.

Javier Rodríguez durante su comparecencia en la Asamblea de Madrid.

Estas han sido las palabras que han forzado su salida del Ejecutivo Madrileño, pero no las primeras que han generado revuelo. A estas últimas declaraciones le han precedido otras que han puesto al exconsejero entre las cuerdas y que han sido utilizadas por la oposición y las organizaciones sindicales como argumento para pedir su cese. La polémica se abrió en octubre cuando Rodríguez aseguró en su comparecencia ante la Asamblea de Madrid que la auxiliar enfermera infectada con ébola, Teresa Romero, había “ocultado” al médico de Atención Primaria que había estado tratando al misionero Manuel García Viejo y dijo que “pudo haber estado mintiendo” sobre su fiebre.

“Durante todo este tiempo lo negó siempre, como tampoco informo a su médico de Atención Primaria cuando fue que había sido una persona que había estado tratando un paciente que había sido contagiado de ébola”, señaló entonces.
Una semana después, el 14 de octubre, Rodríguez emitía una carta en la que pedía disculpas a Teresa Romero  y a su marido, Javier Limón, y en la que reconocía que “no fue su intención ofender” con sus “desafortunadas manifestaciones”.

Tras este comunicado, el titular de la sanidad madrileña señalaba en ‘El programa de Ana Rosa’ que reconocer el fallo a tiempo hubiera hecho que los protocolos de actuación se hubieran activado antes. “Ha tardado días en reconocer que pudo tener un fallo al quitarse el traje. Si lo hubiese dicho ante habríamos ahorrado mucho trabajo”, apuntaba entonces
Rodríguez.

El consejero añadía en esta misma intervención que “para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta hacer un máster. Pero unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros. No sé si duran media hora o más, pero se lo han puesto médicos, enfermeras, personal de ambulancias... y no ha habido ningún problema. Yo no sé si hay trajes más sofisticados pero ninguno de los que han atendido al primer paciente se ha contagiado, por lo tanto el traje les estaba protegiendo y son los mismos trajes que se han utilizado en el segundo caso. El traje parece que ha funcionado perfectamente”.

Ante esta serie de declaraciones los grupos de la oposición y algunos sindicatos se lanzaron a pedir la ‘cabeza’ del consejero que les respondió asegurando que “si al final resulta que los responsables somos nosotros [los políticos], pues tendremos que asumir nuestra responsabilidad. Pero si de todos los errores médicos que se produzcan en la Comunidad de Madrid el responsable es la Administración, estaremos cada dos días cambiando la Administración. “No tengo ningún apego al cargo. Soy médico y afortunadamente tengo la vida resuelta”.