El temor es que se pueda terminar por desincentivar al funcionario para acogerse al mutualismo administrativo



10 nov 2014. 19.50H
SE LEE EN 3 minutos
Redacción. Madrid
La exigua subida en la prima que la Mutualidad de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) pagará por cada mutualista a las compañías que finalmente concierten sus servicios, en torno a un 1 por ciento, está provocando reacciones en el sector asegurador. Según ha podido saber Redacción Médica, la principal consecuencia que traerá es un reajuste a la baja en los cuadros médicos que se ofrecerán a los mutualistas, una realidad que no es nueva, ya que se ha venido produciendo en los últimos años, pero que es probable que se vea agravada en esta ocasión.

Gustavo Blanco, director general de Muface.

Así, habrá que ver si se confirma esta tendencia, si bien fuentes consultadas por este periódico rechazan hablar de un ‘concierto de mínimos’, sino de ajustar los gastos a la prima que paga el Estado. El temor, además, es que esta nueva reducción en los cuadros médicos desincentive a los funcionarios a elegir la asistencia privada y los redirija hacia la sanidad pública, lo que conllevaría un reajuste en el número de pacientes, con las consecuentes variaciones en las necesidades presupuestarias de cada una de ellas.

En este sentido, hay que recordar que a día de hoy el modelo de mutualismo administrativo atiende a cerca de 2 millones de personas, lo que, según ha destacado en numerosas ocasiones el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) descarga el volumen asistencial al que deben hacer frente los sistemas sanitarios públicos. Además, según datos del propio IDIS, la asistencia a través de Muface, Mugeju e Isfas es más barata (723 euros anuales frente a 995 en la pública, según datos de 2011 aportados por el IDIS).

Todo esto podría acelerar una realidad que el sector vienen advirtiendo desde hace tiempo: la posible desaparición del modelo por inanición. Y es que las dificultades presupuestarias que ha atravesado en los últimos años, unidas a los recortes en la cartera de servicios dictada por el Estado, no solo para Muface, sino también para las otras dos mutualidades administrativas (Mugeju e Isfas) y a la falta de reposición en el colectivo de funcionarios susceptibles de convertirse en mutualistas preocupan al sector asegurador y a los mutualistas, que vienen reclamando medidas para evitar que el modelo siga en una vía que parece conducir a su desaparición.

En todo caso, hay que recordar que en lo que respecta a Muface, su presupuesto para 2015 ha crecido un 1,58 por ciento en términos globales, con un incremento destacado en el montante destinado a gasto farmacéutico y bastante más limitada para la prestación de asistencia sanitaria. Esta realidad levantó ciertas esperanzas, pero también activó las suspicacias, porque se intuía que ese incremento presupuestario serviría más bien para hacer frente al incremento del IVA sanitario.

Por otra parte, tampoco debe olvidarse que entre las enmiendas presentadas por el PP a los Presupuestos Generales del Estado para 2015 sobresalía una en la que se pedía un adelanto extraordinario de 90 millones de euros para Muface para que la mutualidad pueda hacer frente a sus obligaciones de pago en el mes de enero, ya que, según los populares, “no contará con la liquidez necesaria” tras haber disminuido “drásticamente” su remanente de tesorería.


ENLACES RELACIONADOS:

Vía libre al nuevo concierto de Muface (31/10/14)

El PP pide a Hacienda un adelanto de 90 millones para Muface (24/10/14)

El IDIS tacha de “esfuerzo insuficiente” la subida del concierto de Muface (02/10/14)

Buenas noticias, con matices, para Muface (30/09/14)


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.