Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Las 37,5 horas ‘encallan’ en los servicios hospitalarios

Los profesionales rechazan que la distribución se aplique de forma arbitraria en función de las necesidades asistenciales

Domingo, 04 de enero de 2015, a las 14:01
Cristina Mouriño. Madrid
En diciembre de 2011, el Gobierno central acordó ampliar la jornada laboral en la administración pública a 37,5 horas semanales. Tres años después, su aplicación en el sector sanitario se ha encontrado, en casi la mayoría de las comunidades, con trabas en cuanto a su aplicación, motivadas, en parte, por el rechazo de los profesionales  a que ésta obedezca a una distribución arbitraria en función de las necesidades asistenciales de los centros.

Fuentes consultadas por Redacción Médica han destacado que el desarrollo de las 2,5 horas de más que tienen que hacer ahora los profesionales ha encontrado su mayor escollo en la Atención Especializada, donde se distribuye ese tiempo de más con prolongaciones de jornada, en muchas ocasiones haciendo horas por las tardes que computan como jornada ordinaria, algo que los profesionales no ven con buenos ojos.

La mayoría de las autonomías elaboraron su propia regulación, a partir del decreto estatal, y la negociaron con los sindicatos en las respectivas mesas sectoriales de Sanidad. La orden que regulaba el desarrollo de la ampliación de la jornada en Andalucía ha sido recientemente anulada por el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad al entender que su aplicación es “arbitraria” y que la gerencia de un distrito sanitario no es competente para establecer la jornada como consecuencia de la ampliación de la misma de 35 a 37,5 horas.

Se desarrolla apenas sin trabas en Comunidad Valenciana, Asturias y Castilla y León

Andrés Cánovas y Javier Alberdi.

La Comunidad Valenciana, por su parte, no ha tenido problemas en cuanto a la aplicación. Andrés Cánovas, secretario general del Sindicato Médico de Comunidad Valenciana (CESM-CV) ha reconocido que “fue negociada y está implantada”. “Se está cumpliendo y se respetan los derechos de los trabajadores sanitarios”.

En el Principado asturiano el presidente del Sindicato Médico (Simpa), Javier Alberdi, defiende que “en nuestro caso sí fue negociado y sí está definido cómo aplicar las dos horas y media de más”.

Carlos Arjona y José Luis Díaz Villarig.

En Castilla y León aunque la medida fue recurrida a la justicia, el presidente de CESM-CyL, José Luis Díaz Villarig, ha señalado que “la aplicación se ha negociado para desarrollar el exceso de jornada dos días por mes”. “En el caso de la Atención Especializada”, ha continuado, “se negoción con la comisión mixta de cada hospital, mientras que en Primaria se ha hecho con los coordinadores de cada centro de salud”.

También se desarrolla sin trabas importantes en Extremadura. Carlos Arjona, vicepresidente del Sindicato Médico de Extremadura (Simex), ha reconocido “problemas únicamente en su aplicación en la Atención Hospitalaria, en concreto en los servicios quirúrgicos del Infanta Cristina de Badajoz y el San Pedro de Alcántara cuyos profesionales tienen que prolongar sus jornadas por la tarde”.

Las ‘horas Paulinas y Cospe’ no convencen a los profesionales

Vicente Alonso y Julián Ezquerra.

Esto mismo sucede en Cantabria, según ha destacado Vicente Alonso, secretario general de CESM-Cantabria. Alonso ha reconocido que “los profesionales de Atención Especializada se ven obligados a prolongar sus horas en quirófano en jornada ordinaria, algo que no acaba de convencerles”.

En el caso de Madrid, el secretario general del Sindicato Médico (Amyts), Julián Ezquerra, ha explicado que “que se implantó hace ya tres años, y se negoció un acuerdo que tenía validez hasta el 31 de diciembre de 2012, por lo que el modelo está caduco pero la Administración ha decidido prorrogarlo unilateralmente sin volver a negociarlo”.

Levy Cabrera y José L. Grau.

Las ‘horas Paulinas’, como se conoce al incremento de la jornada en Canarias, no convencen a los médicos de las islas. Tal y como ha señalado Levy Cabrera, presidente de CESM-Canarias, “pedimos que en todos los servicios hospitalarios, las urgencias y los centros de salud los profesionales puedan, voluntariamente, hacer 30 minutos más diariamente; no que se haga a conveniencia de los gestores cuando ellos lo estimen”.

En Castilla-La Mancha “todo el mundo cumple con las ‘horas Cospe’”, reconoce el secretario general de CESM-CLM, José Luis Grau. “Aquí las 37,5 horas se hacen por la tarde y algún servicio ha pautado hacer 30 minutos diarios de más”, ha añadido. “En Atención Primaria se cubre esa jornada de más los sábados. Uno de cada tres se trabaja para completar la jornada”, ha asegurado Grau. La negociación, como ocurre en otras comunidades, queda a merced de las gerencias de los centros. Sin embargo, el secretario general de CESM-CLM reconoce que “la forma de cumplir el horario es muy laxa. Si se cumplen los objetivos los gerentes no entran en los horarios”. “Prima el objetivo sobre el horario”, ha apuntado.

La jornada de 37,5 horas en Navarra solo duró seis meses

Mercedes Ortín y José M. Lera.

En la comunidad aragonesa el Sindicato Médico (CESM-Aragón) ha explicado que la medida entró en vigor en 2013. “De inicio”, ha indicado Merche Ortín, vicesecretaria de CESM-Aragón, “había tramos en los que se solapaba el incremento de jornada con la jornada ordinaria y las guardias, pero ahora se controla más o menos para que esto no suceda”. “Hay cierta flexibilidad en su desarrollo”, ha añadido.

En Navarra la aplicación del aumento de jornada sólo duró seis meses (1 de junio a 31 de diciembre de 2012), tal y como ha confirmado el Sindicato Médico de Navarra, que lidera José Miguel Lera. Se pasó de 1592 horas/año a 1.628 horas/año y se realizó dentro de “Medidas urgentes en materia de personal al servicio de las Administraciones Públicas de Navarra”.  A partir de 1 de enero de 2013, en cuanto a cómputo horario del personal, los profesionales volvieron a las 1.592 horas anuales. Por su parte, en Galicia no supuso ningún cambio ya que, tal y como reconoce el presidente del Sindicato Médico de Galicia (CESM-Galicia), Cándido Andión, “en Galicia la jornada de 37,5 horas es la de siempre, no ha habido modificaciones pues nunca llegamos a tener la de 35 horas”.

En Euskadi y Murcia se ha convertido en un ‘arma’ más de gestión

El Sindicato Médico de Euskadi ha asegurado, en primer lugar, “no estar de acuerdo con el incremento de jornada”. Agustín Gutiérrez, secretario general en Guipúzcoa ha explicado que se ha establecido una jornada de 1.614 horas al año “que no sabemos de dónde ha salido”. “En cada autonomía se ha fijado un cómputo anual distinto cuando, en teoría, todos tenemos que hacer 37,5 horas”. La situación del País Vasco es similar a la del resto de autonomías “dónde cada hospital lo hace como quiere”, según Gutiérrez. “Se ha traducido el aumento en jornadas de trabajo extra a costa  de las autoconcertaciones y las horas extra”, ha criticado. “En definitiva”, ha concluido, “se ha colocado capital en manos de los gerentes para que lo utilicen como quieran”.

Ana Roca y Mariano Muñoz.

Metges de Cataluña tampoco comprende que el cómputo anual de jornada, tras el incremento en 2,5 horas, sea distinto en cada comunidad. La secretaria del Sector de Atención Primaria-ICS de Metges, Ana Roca, ha señalado que “en nuestro caso nunca hubo pacto con la Administración porque el cómputo anual sobrepasaba el fijado por otras autonomías”. En la comunidad catalana también “hay cierta heterogeneidad en su aplicación”. Así, “en los centros de Atención Primaria se ha adaptado el incremento de jornada a la ampliación del horario de apertura de los mismos, y en hospitales los profesionales han sido inducidos por la carga asistencial a alargar sus jornadas de trabajo, algo que ya ocurría antes del incremento”.

La Región de Murcia, en palabras del presidente del Sector de Atención Especializada del Sindicato Médico, “no es una excepción”. En la Región, la legalidad marca que las 2,5 horas de más se extrapolen al cómputo anual de horas de jornada laboral, de tal forma que han pasado de las 1.540 a las 1.652 que se completan, haciendo un sábado cada tres del mes. “Esta es la legalidad”, ha señalado Mariano Muñoz, “luego la aplicación no es tan estricta y cada gerencia lo usa según su conveniencia, pero por el momento no hemos tenido problemas legales”.