Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

LAB: “El descontrol de las OPE de Osakidetza es total”

Reduce los costes de los materiales de estudio y mantendría la nota en varias convocatorias

Lunes, 07 de marzo de 2011, a las 18:18

Redacción. Bilbao
Los responsables de LAB-Osasunkintza Begoña Tavera e Iñigo Bilbao consideran que es necesario establecer un nuevo sistema de OPE en Osakidetza que sea "más eficaz" porque, según han subrayado, el actual, "tanto en oposiciones como en las listas de contratación derivadas, es inadecuado, farragoso, irregular y de gran dificultad y no responde a las necesidades de la sanidad pública ni de la población que decide tomar parte en los procesos de acceso" al sistema vasco de salud.

Ainhora Etxaide es la secretaria general de LAB.

De ahí que el sindicato haya presentado un nuevo modelo para la realización de las OPES basado en convocatorias anuales o bianuales y han señalado, en este sentido, que "se basaría en el sistema de concurso-oposición con un examen tipo batería de preguntas en la que la Administración debería facilitar las respuestas correctas al que se le sumarían el requisito del euskera y los méritos por el tiempo trabajado y formación".

Y es que, para LAB, uno de los principales problemas con los que se encuentran los aspirantes a la hora de participar en una OPE del Sistema Vasco de Salud es "el número insuficiente de plazas que se ofertan" en la sanidad vasca. "Todas estas políticas condicionan de manera determinante la OPE que se realiza, que es a todas luces insuficiente. Esta es una de las razones por las que no firmamos el Acuerdo de la Mesa General, acuerdo que sea dicho de paso quedó hecho trizas con el recorte salarial impuesto unilateralmente por el Gobierno", ha explicado la responsable sindical de LAB.

En ese sentido, Tavera ha denunciado que, "a pesar de haberlo solicitado una y otra vez, Osakidetza sigue sin realizar un plan de empresa que defina claramente sobre un calendario del número de plazas necesarias para nuestro servicio sanitario" y ha criticado que "el descontrol es total, dado que ni la propia Osakidetza sabe muy bien cuál es el número de plazas que quiere sacar a convocatoria".

"El sistema genera que gran parte de los aspirantes se encuentren con grandes complicaciones y que muchas veces se cometan errores con graves consecuencias", han aseverado los responsables sindicales, que han afirmado que "no se puede marear a la población con cambio de los procedimientos cada dos por tres, con cada vez más dificultades técnicas, con la repetición de mil y un procesos y haciendo pasar una y otra vez a miles de personas por el calvario de superar un proceso de OPE".

"No hay uniformidad en las pruebas, ya que en ciertas categorías se ha establecido en los últimos años el sistema de batería de preguntas, pero en otras se mantienen los temarios", se han lamentado los representantes sindicales, que han indicado que "las categorías de batería de preguntas es el desastre total porque se publican preguntas plagadas de errores, no se facilitan las respuestas, lo que genera una gran inseguridad en quienes participan".

Tavera ha subrayado además, que "el último proceso de OPE es de 2008 y hoy en día, año 2011, no está resuelto" y han denunciado que "se entablan extrañas relaciones con editoriales privadas que imprimen los cuadernillos de preguntas y obligan a los aspirantes a comprarlos". Asimismo, han asegurado que "tiene tasas abusivas y los cuadernillos en euskera no llegan nunca".

Del mismo modo, han censurado que la forma para inscribirse "en cada convocatoria se complica más y la consecuencia es que muchas personas cometen errores que acaban impidiendo su participación".

Necesidad de un nuevo modelo

Por todo ello, para el sindicato, "hay que revisar todos los criterios utilizados actualmente para valorar la formación y marcar unas reglas para todo el mundo que evite abusos y que no convierta a la formación en una compra venta de productos 'on line' y gran negocio para ciertas entidades".
En función de la propuesta, una vez realizas las pruebas, se confeccionaría una lista con la nota de la fase de concurso y oposición.

Según han indicado, "las personas que aprobasen la mitad de las respuestas correctas ya habrían superado el requisito básico de acceso en condiciones de igualdad, mérito y capacidad a Osakidetza, por lo que no tendrían que volver a presentarse a ninguna otra OPE a no ser de forma voluntaria para mejorar nota". Así, según este nuevo sistema, se mantendría esta puntuación del concurso-oposición para posteriores convocatorias, y en cada convocatoria "simplemente se aportarían los nuevos méritos logrados", han propuesto.

Así, después de de cada convocatoria, las plazas se adjudicarían por estricto orden de prelación. El resto de personal pasaría a engrosar las listas de contratación en función de la modalidad solicitada.

Además, el sindicato propone que los miembros de los tribunales calificadores sean liberados de sus puestos de trabajo "para agilizar la resolución de cada convocatoria".
El sindicato insta a que haya acreditaciones continuas del conocimiento de euskera, de la formación y actualización del tiempo trabajado tres veces al año y pide, también, que se respete el perfil lingüístico de cada plaza tanto en contratos largos como en sustituciones de corta duración. "Esto hoy no se está haciendo", ha denunciado Tavera.

Finalmente la propuesta de nuevo sistema de OPE en Osakidetza del sindicato LAB plantea la inserción de oficio, por parte de la administración, de los aspirantes que se presenten a la oferta de empleo en listas de contratación. Para ello, en la misma solicitud para tomar parte en cada OPE los aspirantes elegirían el formato de listas, que serían de larga o corta duración, en las que quieran tomar parte posteriormente, al igual que las áreas de salud, centros y modalidad de contrato que les interese.

También se busca facilitar la labor a quienes quieran presentarse a una oferta de empleo en el Departamento Vasco de Salud, la nueva propuesta incluye una eliminación de tasas en la que producción de los materiales para el estudio sería asumidos por la administración, publicados y descargables en Internet. Además, proponen que los que prefieran los materiales en papel abonen el precio de coste.