16 nov 2018 | Actualizado: 16:15

La web del Ib-Salut informará sobre la nueva aportación farmacéutica

Introduciendo el número de la tarjeta sanitaria y la fecha de nacimiento, o mediante un certificado electrónico

Jueves, 28 de junio de 2012, a las 18:10

Redacción. Palma de Mallorca
El Gobierno ha anunciado que el nuevo modelo de aportación farmacéutica se aplicará, a partir del 1 de julio, según el nivel de renta de cada usuario, y ha informado de que los usuario podrán consultar desde el día 2 qué aportación les corresponde accediendo al portal del Ib-Salut, www.ibsalut.es.

La consejera,
Carmen Castro.

Como habrá diferentes porcentajes de pago de los medicamentos en función del nivel de renta, los usuarios de Baleares pondrán consultar lo que les corresponde pagar a partir del lunes próximo en la página web, introduciendo el número de la tarjeta sanitaria y la fecha de nacimiento, o bien por mediante un certificado electrónico, ha informado la Conselleria de Salud, Familia y Bienestar Social en un comunicado.

También podrán solicitar esta información llamando al teléfono de cita previa (902 079 079) de lunes a sábado, de 7.00 a 21.00 horas. En caso de que un usuario detecte alguna inexactitud en los datos del nivel de aportación, podrá dirigirse a su centro de salud para notificarlo.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha facilitado a cada comunidad el porcentaje de aportación farmacéutica de cada usuario, obtenido cruzando los datos aportados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Agencia Tributaria correspondientes a la declaración del IRPF de 2010. El Gobierno ha recordado que el Real Decreto Ley 16/2012, de 22 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del sistema nacional de salud, establece los porcentajes de aportación según el nivel de renta.

Quedan eximidos de pagar los medicamentos recetados a los usuarios que perciban rentas de integración social o pensiones no contributivas, los que estén en la situación de desempleo de larga duración, los que sigan un tratamiento derivado de un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional y los que estén afectados por un síndrome tóxico o por una discapacidad.