19 nov 2018 | Actualizado: 10:20

La Universidad de Extremadura estudia los antecedentes de anorexia influyen en el tratamiento de la bulimia

Investigación realizada por miembros del Grupo de Investigación Psicología en la Salud y la Enfermedad de la UEx

Martes, 07 de junio de 2011, a las 18:44

Redacción. Mérida
La existencia de antecedentes de anorexia nerviosa están implicada en el diagnóstico clínico y en la respuesta al tratamiento de los pacientes con bulimia nerviosa, según se desprende un estudio elaborado en la Universidad de Extremadura (UEx).

Francisco Vez.

Un estudio que establece que la respuesta al tratamiento y el grado de recuperación pueden depender del hecho de que el paciente haya tenido antecedentes de anorexia nerviosa, anorexia restrictiva o anorexia compulsiva purgativa.

Esta es una de las conclusiones a la que ha llegado una investigación realizada por miembros del Grupo de Investigación Psicología en la Salud y la Enfermedad de la UEx, en el marco de un proyecto, subvencionado con cargo al Fondo de Investigación Sanitaria y el Fondo Social Europeo, acerca de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

Señala por ejemplo, que en pacientes con bulimia que tenían antecedentes de anorexia nerviosa se observó que permanecían algunos rasgos de esta enfermedad, como el menor peso corporal, aumento del perfeccionismo, y mayor dependencia, así como síntomas más graves, recuperación más lenta y peor respuesta al tratamiento, según informa la UEx en nota de prensa.

Sin embargo, los pacientes con antecedentes de anorexia compulsiva purgativa tenían más vómitos, menos insatisfacción corporal, menos síntomas depresivos y mejores resultados tras el tratamiento.

El catedrático de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la UEx, Francisco Vez, ha destacado que para aquellas pacientes que tienen antecedentes de anorexia nerviosa "supone un cambio clínico importante en el tratamiento en comparación con pacientes sin antecedentes previos"

Francisco Vaz ha añadido que las conclusiones de este estudio publicado en el 'International Journal of Eating Disorders', indican que el paso de una forma de trastorno de la alimentación a otro, en particular de anorexia nerviosa a bulimia nerviosa es un problema clínico común, mientras que es muy poco frecuente, que los pacientes con bulimia desarrollen posteriormente anorexia.