16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

La Unión Europea deja a la salud pública en segundo plano

Polonia toma la presidencia en el segundo semestre de 2011 sin grandes proyectos en materia sanitaria

Martes, 05 de julio de 2011, a las 17:30
Javier Leo. Madrid
La Comisión Europea ha hecho público el primer borrador de presupuestos de la Unión Europea (UE) para el periodo 2013-2020, años en los que la Europa de los 27 contará con más de un billón de euros (1.083.000 millones de euros) para aplicar las políticas y directivas comunitarias en el espacio común. Dentro de este gran pastel presupuestario, la salud pública se ha quedado con una de las partidas más pequeñas, con tan solo 396 millones de euros presupuestados para los próximos ocho años.

De izquierda a derecha: John Dalli, comisario europeo de Salud y Política de Consumidores; Bronisław Komorowski, presidente de Polonia; y José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea.


De hecho, dentro de los más de 40 bloques en los que se ha dividido el proyecto, la salud pública solo supera en asignación a los proyectos de derechos y ciudadanía europea (387 millones), protección civil (245 millones), Cuerpos Europeos de Voluntarios para la Ayuda Humanitaria (210 millones) Europa para los ciudadanos (203 millones) y protección del consumidor (175 millones). A este respecto, destacan partidas como la de seguridad alimentaria, puesta en evidencia por la crisis de la E. Coli, que recibirá un total de 2.177 millones de euros en este periodo.

Las políticas de cohesión, inmigración, desarrollo rural y seguridad se llevan las mayores tajadas del presupuesto global de la Unión Europea, que desde el pasado 1 de julio está presidida por Polonia. Tomando el relevo a Hungría en el segundo semestre de 2011, Varsovia ha hecho público su programa de objetivos para los próximos seis meses, un programa que, al menos en materia sanitaria, no tendrá grandes novedades respecto a presidencias anteriores.

Polonia apuesta por la 'e-salud'

Entre los objetivos sanitarios destacados por la presidencia polaca están los de reducir las diferencias en el estado de salud de la población de los distintos países de la UE a través de la promoción de los hábitos de comida saludables y el ejercicio físico, así como fomentar la prevención y control de las enfermedades respiratorias y los trastornos comunicativos en la edad infantil. Situando como eje de sus iniciativas a la ‘e-salud’, la presidencia polaca también abordará la prevención de las enfermedades neurodegenerativas, la resistencia a los antibióticos y la regulación de la información nutricional de los alimentos.