17 nov 2018 | Actualizado: 11:55

La Unidad Docente de Matronas de Valladolid estrena sistema de evaluación clínica

Denominado ECOE, está basado en la recreación de situaciones clínicas reales

Sábado, 18 de mayo de 2013, a las 11:50

Redacción. Valladolid
La Unidad Docente de Matronas de Valladolid ha desarrollado la primera edición de un nuevo sistema de valoración para residentes, denominado Evaluación Clínica Objetiva Estructurada (ECOE). Con él se pueden estimar, de forma objetiva, las competencias de los profesionales sanitarios en formación al verlos interactuar directamente con pacientes simulados en situaciones clínicas predeterminadas.

Alfonso Montero, gerente del Hospital Río Ortega.

Este nuevo modelo de entrenamiento permite evaluar y mejorar las capacidades de los profesionales, sin que sus acciones supongan ningún tipo de riesgo para los pacientes. Al mismo tiempo que permite comprobar que los residentes saben no sólo qué es lo que tiene que hacer y cómo tienen que hacerlo, sino que además saben llevarlo a cabo y demostrar esos conocimientos en una situación clínica concreta.

Por eso el sistema ECOE, que forma parte de las actividades de Formación Sanitaria Especializada (FSE) de Castilla y León, es un método válido y fiable que califica y certifica la adquisición de las capacidades y destrezas necesarias para garantizar que, en el futuro, los participantes desarrollarán su labor profesional de la mejor manera posible. Y, para ello, durante la Evaluación Clínica Objetiva Estructurada se plantean seis situaciones clínicas diferentes en las que los residentes tienen que demostrar sus aptitudes.

Para hacerlo cuentan con los siguientes recursos: actores preparados para representar el papel de paciente o de otro profesional sanitario, maniquíes robotizados programados para ofrecer respuestas similares a las que ofrecería una persona real, e informes e imágenes clínicas sobre el caso plateado. En el caso de las matronas evaluadas en esta edición, se les ha facilitado el acceso tanto a un maniquí adulto como a otro infantil (bebé), un simulador de parto, incubadora, partogramas, informes de ingreso, cartillas de maternidad y todo tipo de información hospitalaria de utilidad.

Además cada residente pasa un examen oral y es observado por un comité de prueba (formado por siete expertos), encargado tanto de diseñar y guiar cada una de las seis situaciones clínicas, como de evaluar los resultados obtenidos por los alumnos en las mismas. Algunos de los aspectos valorados en esta ECOE han sido las competencias clínicas y técnicas de los participantes en atención a la mujer, al neonato y a las familias; su capacidad de trabajo en equipo; sus dotes organizativas y de asistencia al parto; su reacción ante una urgencia obstétrica; su habilidad para realizar suturas o controlar desgarros y su capacidad de seguimiento y atención de embarazos patológicos y periodos de puerperio, entre otros.

Finalmente, hay que señalar que cada una de situaciones clínicas ha sido grabada para, posteriormente, visualizarse en la sala de observación con la que también cuenta el Centro de Simulación Sanitaria. Así, los residentes han podido ver y repasar los aciertos y errores cometidos durante la prueba y aprender de ellos.