Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:20

La Unidad de Hospitalización a Domicilio del Doctor Negrín realizó 5.423 visitas en 2013

En la encuesta de satisfacción, los pacientes valoran con un 9,68 la atención recibida

Viernes, 07 de marzo de 2014, a las 13:30
Redacción. Gran Canaria
La Unidad de Hospitalización a Domicilio del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín realizó en el año 2013 un total de 5.423 visitas. La Hospitalización a Domicilio (puesta en marcha en el centro hospitalario en el año 2007) es un modelo asistencial capaz de dispensar un conjunto de atenciones, cuidados médicos, de enfermería y de fisioterapia de rango hospitalario a los enfermos en sus propios hogares.

José Miguel Sánchez, gerente del Hospital Universitario Doctor Negrín.

El equipo sanitario de la Unidad de Hospitalización a Domicilio está integrado por 3 médicos (especialistas en Neumología, Medicina Interna y Medicina de Familia), 5 enfermeras y 1 fisioterapeuta.

Durante el año pasado estos profesionales atendieron a 284 pacientes en su domicilio. Se administraron 2.439 dosis de antibióticos intravenosas, se realizaron 490 curas domiciliarias de heridas complejas y se administraron 1.250 nebulizaciones de broncodilatadores y otros fármacos. También se administraron 440 dosis de fármacos intravenosos en domicilio tales como diuréticos, corticoides y analgésicos. Además, 105 pacientes iniciaron terapias respiratorias domiciliarias mediante oxigenoterapia y ventilación no invasiva bajo la supervisión del equipo sanitario de la Unidad de Hospitalización a Domicilio. Además, los profesionales llevaron a cabo 930 sesiones de fisioterapia respiratoria y osteomuscular durante el año.

Los pacientes valoran de forma muy positiva la atención recibida, a la que le dan una puntuación, en la encuesta de satisfacción realizada en el año 2013, de un 9,68. También es valorado de forma muy positiva el trato de los profesionales, la información recibida, así como las explicaciones médicas en relación con la enfermedad. El 99,4 por ciento se sintió seguro ante la posibilidad de agravamiento de su enfermedad, y el 91 por ciento de los encuestados manifestó su preferencia por la hospitalización domiciliaria frente la estancia en el hospital en caso de que precisara de nuevo un ingreso hospitalario.

El requisito principal para que un paciente sea atendido por esta unidad es que se encuentre clínicamente estable, con
evolución favorable, un diagnóstico establecido y un tratamiento pautado que luego podrá ser modificado por el equipo médico según su evolución. Además, es necesario que el paciente tenga las condiciones socio-familiares óptimas y que cuente con un cuidador principal, un familiar que sirva de interlocutor con el equipo médico y de enfermería.

De esta forma los pacientes terminan de recuperarse en su casa con el apoyo de un equipo multidisciplinar del hospital, en su entorno, con su familia. Y se evitan complicaciones derivadas de un ingreso tales como las infecciones intrahospitalarias.