Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15

La Unidad de Consejo Genético detecta predisposición al cáncer en 25 familias

Las sociedades médicas internacionales regulan sus criterios

Lunes, 21 de abril de 2014, a las 16:05
Redacción. Alzira
Más de 250 familias se han beneficiado desde su creación en 2011 de la Unidad de Consejo Genético de Cáncer del Hospital Universitario de La Ribera. Esta Unidad permite determinar la predisposición genética que tiene una persona de padecer a lo largo de su vida un cáncer hereditario de mama, ovario o colon.

Los especialistas estiman que del total de casos de cáncer diagnosticados, aproximadamente el 5 por ciento son hereditarios; es decir, tienen su origen en un gen alterado.

Para ser atendido en una Unidad Genética, el paciente debe estar bajo los supuestos marcados por las sociedades médicas internacionales en cuanto a la existencia de riesgo familiar. Así, estas unidades estudian aquellas personas que cuentan con tres ó más casos de tumores en familiares de primer grado (madre o hermana).

Además, en el caso concreto del cáncer de mama se estudian las pacientes que tienen dos casos en familiares de primer grado que lo padecieron en edad premenopáusica; o con un caso familiar de cáncer de mama bilateral (en las dos mamas), siendo premenopáusico el primero de ellos.

Según ha señalado Cuevas, “de las 250 familias que hemos estudiado en el Hospital de Alzira en estos tres años, hemos detectado alteraciones genéticas con predisposición al cáncer hereditario en miembros de 25 de ellas. Concretamente, 22 familias con posibilidad de desarrollar cáncer de mama u ovario, y tres con predisposición a desarrollar cáncer de colon”.

Alteración genética que origina el tumor

El estudio genético consiste en una analítica de sangre del familiar que ha padecido cáncer para conocer cuál es la alteración genética que ha originado el tumor, prueba realizada mediante el equipo de secuenciador molecular. Una vez identificada la alteración, se procede a estudiar a los demás miembros de la familia para saber si éstos también han heredado la mutación genética responsable del cáncer.

Sin embargo, Ángel Zúñiga, jefe del Servicio de Genética y Biología Molecular, afirma que “estos resultados predicen el riesgo familiar de desarrollar un proceso oncológico pero un resultado positivo no significa que una persona vaya a padecer irremediablemente un cáncer. Por ejemplo, puede haber muchos casos de tumores en una misma familia sin que exista una genética hereditaria.”

Según Zúñiga, “en el caso de que el estudio confirme el riesgo genético de una persona, el paciente debe ser informado del mismo y se lleva cabo un estrecho seguimiento sobre él con medidas que van desde el diagnóstico precoz hasta la cirugía preventiva, según el tipo de tumor (mama, ovario y colón).

Así, si una mujer presenta una mutación en el gen BRCA y tiene una mayor probabilidad de padecer cáncer de mama u ovario, se opta por una serie de estrategias preventivas que incluyen desde exploraciones clínicas hasta Resonancias Magnéticas Nucleares periódicas y Mamografías 3D por Tomosíntesis. De esta forma, en caso de que aparezca el tumor pueda realizarse un abordaje terapéutico precoz que se traduzca en una mayor expectativa de curación.

“La alternativa al seguimiento sería la cirugía preventiva; es decir, realizar una mastectomía profiláctica bilateral (extirpación de ambos senos) para minimizar el riesgo de cáncer mama, o una ooforectomía (extirpación de ovarios) para el de este órgano reproductor. Estos casos son una elección personal de la paciente, que recibe el asesoramiento del personal médico, enfermero y psicológico del Hospital de La Ribera”, ha declarado el jefe de Servicio de Oncología Médica.  

En caso de heredar una mutación en los genes que impliquen alto riesgo de desarrollar cáncer de colon, se aconseja realizar un seguimiento a través de colonoscopias anuales para detectar precozmente cualquier lesión maligna.

Teléfono Oncoribera

El Departamento de Salud de La Ribera dispone de una línea telefónica de información y consulta rápida en materia oncológica. Bautizada con el nombre de Oncoribera, esta línea de teléfono, el 962 457 002, pretende agilizar la obtención de primera consulta en el Hospital de La Ribera a cualquier persona que tenga una sospecha fundada de padecer un tumor.  Del mismo modo, La Ribera cuenta con la dirección de correo electrónico, [email protected], para el mismo fin.