Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Martes, 19 de noviembre de 2013, a las 16:01

1. CiU abandona la Subcomisión del Congreso para el Pacto de Estado

- José Manuel Freire: La Subcomisión queda tremendamente devaluada sin CiU. El PSOE es la alternativa real de gobierno. Sin la mitad ideológica del país, no tiene sentido hablar de pacto de Estado. Que se vaya CiU es una 'no noticia', no tiene ningún impacto. Ahora mismo, las grandes decisiones que tienen que ver con la sanidad son unilateralmente decididas por el gobierno, son tomadas sin explicarlas ni argumentarlas a la opinión pública. Y si se explican, se hace con argumentos falaces.

- Alfonso Moreno: De entrada, hablar siempre es bueno, hay que intentar que las fuerzas políticas lleguen al mayor consenso posible. Es la mejor manera de evitar malos entendidos, de caer en las imposiciones sin tener en cuenta la opinión de los demás. Esta Subcomisión está coja desde el principio, ya que nació sin PSOE ni IU. Lo lógico es que estuvieran todos los partidos, sólo así se pueden discutir los asuntos relevantes.

- Carlos Rus: Sin estar PP y PSOE no se puede hablar de pacto, esté o no esté CiU. La posibilidad de llegar a un pacto me parece imposible, incluso no se sabe sobre qué se debe empezar a hablar. Todos dicen que quieren el pacto, pero lo que hacen después lo presenta como inviable. La sanidad tiene hoy una vinculación política tremenda. Pero el consenso es necesario por la difícil situación que atraviesa la sanidad. Eso sí, veo el pacto imposible, no compensa que haya un acuerdo.

Carlos Rus, Alfonso Moreno y José Manuel Freire.

2. Los médicos plantean revertir el beneficio en sanidad en los centros del SNS

- Carlos Rus: El presupuesto de sanidad debería ser finalista, es algo básico. El 73 por ciento del último plan de pago a proveedores se destinó a la sanidad; seguro que lo destinado a sanidad en los presupuestos no se dedica en la realidad a este ámbito. Ningún hospital privado ha dejado de servir a la Administración incluso con 700 días de retraso en el pago. ¿Revertir beneficios? Pongamos primero presupuestos finalistas. Y hay que clarificar las cuentas, ver adónde va el presupuesto.

- José Manuel Freire: Los hospitales públicos no facturan con todo el rigor preciso. Una posible razón es que al hospital revierte muy poco de esa facturación, va a la caja de la hacienda autonómica; hay pocos incentivos para facturar. Los beneficios de la facturación del centro deberían ir para el centro. Ahora, dependiendo de las circunstancias del enfermo, pueden ir para el centro, la mutua, el seguro...

- Alfonso Moreno: La gestión de estos asuntos debería ser lo más transparente posible, y también habría que tener claro si se quieren beneficios o no importa tener pérdidas. Eso sí, que el que deba pagar por ser atendido, que pague de verdad. Y con independencia del tipo de gestión, se deben emplear los mismos métodos y herramientas para realizar estas gestiones de carácter económico.

3. El Ministerio renueva sin prisas las comisiones nacionales no troncales

- Alfonso Moreno: Hay cierta relación entre este retraso en la renovación de las comisiones nacionales y el proceso de troncalidad. Todas las comisiones han superado el tiempo por el que fueron nombradas, pero es porque ha parecido más oportuno que quienes iniciaron este proceso dentro de las comisiones lo terminaran. Ahora se han empezado a renovar las no troncales, y desde el ministerio se ha instado a que los órganos propongan nuevos responsables.

- Carlos Rus: Desde la Federación Nacional de Clínicas Privadas nos consta el gran esfuerzo que está haciendo el ministerio por resolver un buen número de asuntos; se trabaja mucho y duro, pero hay que priorizar y, aunque todos los temas son importantes, algunos resultan más urgentes que otros. Se trabaja en temas gran calado, se intenta unificar, que haya una visión más global de la sanidad, y menos diferencias entre las comunidades autónomas.

- José Manuel Freire: Me alegra que la troncalidad haya empezado a despegar, aunque ha tardado demasiado. El nuevo desafío es que la formación en pregrado sea homologable a lo que se está haciendo fuera. Ya lo es en el posgrado, pero no así en los programas pregrado, que se elaboran 'a codazos'. No sabemos qué tipo de médico queremos, qué tipo de médico necesita nuestra sanidad.