13 nov 2018 | Actualizado: 17:10

“La sanidad privada necesita cohesión y líderes”

Aunque el sector ha avanzado mucho en los últimos años, advierten de que sigue muy atomizado

Lunes, 28 de marzo de 2011, a las 17:58

Javier Barbado y Óscar López Alba / Imagen: Miguel Ángel Escobar y Pablo Eguizábal
Áliad es una de las empresas de servicios líderes en el ámbito privado sanitario en España. Formación, asesoría jurídica o tecnología son algunos de sus puntos fuertes a la hora de colaborar en la mejora de los centros y hospitales privados en nuestro país. Después de un periodo difícil, en el que ha tenido que desmontar con pruebas tangibles muchas acusaciones que se han revelado injustas, Áliad continúa su camino con la búsqueda de la excelencia en el horizonte.

Ana María Rodríguez de Viguri y Julio González Bedia.

Comencemos por la marcha económica de la empresa en 2010, un año complicado en general debido a la crisis económica. Suponemos que todavía están haciendo un balance en este sentido.

Julio González Bedia, director general de Áliad: Efectivamente, en general ha sido un año complicado a partir de la situación global del país en todos los sectores. Sin embargo, nosotros hemos hecho en ese año muchos proyectos y estamos muy contentos con ellos. Hemos consolidado todo lo que llevamos haciendo porque, como sabéis, llevamos ya diez años trabajando en sanidad privada. La verdad es que ha habido algunos proyectos que se han consolidado definitivamente, y hay otros que han sido novedosos, y también hemos empezado a trabajar con organizaciones e instituciones con las que antes no trabajábamos.

Por tanto, a nivel de trabajo y de resultados ha sido un año bastante aceptable en el entorno en el que nos situamos. Así que, si resumimos un poco lo principal, hemos crecido mucho en productos y en servicios de formación; hemos vuelto a editar el estudio del sector sanitario privado en el año 2010, que es una referencia en cuanto a conocimiento del sector, y que este año también trataremos de reeditar; hemos potenciado la cátedra “Salud y Excelencia” y hemos continuado trabajando con los grandes grupos y con los hospitales en todos los programas de calidad y de gestión en general (hemos desarrollado, quizás en mayor medida que otros años, programas estratégicos, programas asistenciales como el de seguridad del paciente, de gestión por procesos, etc.).

¿Cómo está la sanidad privada en España?

"La de Delloite fue la única auditoría real"

Digamos que ha sido un año de consolidar y de seguir evolucionando en lo que llevábamos haciendo estos últimos diez años, cada vez con más conocimiento y cada vez con más ímpetu y con más esfuerzo.

¿Es la formación el área que más dedicación y esfuerzo exige a Áliad?

JGB: Sí. Nosotros nos definimos como una empresa de servicios a la sanidad privada, e intentamos que sean servicios de alto nivel. La formación, como todos sabemos, es algo muy importante, y lo que intentamos es unirla a proyectos de asesoramiento complementarios a la gestión del hospital. Al final, lo que nosotros tenemos que hacer es dar soluciones a la sanidad privada, de manera que la formación es una vía, pero creemos que debe ir complementada con otros servicios y eso es lo que hacemos. Nosotros creemos que hace formación aislada está bien, pero debe seguir un itinerario concreto adaptado a cada profesional, hospital y centro. Sí que, en todo caso, intentamos diseñar un itinerario propio de la sanidad privada.

Unidos a los de formación van, pues, todos los demás proyectos. Por ejemplo, en el ejemplo de sector, hay una parte muy importante dedicada a ver qué necesidades y alternativas existen, porque es muy importante, primero para cumplir la ley, y, segundo, para desarrollar profesionalmente a lo que es la sanidad privada, porque al final los trabajos y los servicios los hacen las personas. Pero entendemos que todos los servicios deben ir unidos para que al final sirvan a los gestores con el fin de poder evolucionar en su gestión.

De izquierda a derecha, Óscar López Alba, redactor jefe de Redacción Médica; Javier Barbado, responsable de la sección de Sanidad Privada en Redacción Médica; Julio González Bedia, director general de Áliad; Ana María Rodríguez de Viguri, presidenta de Áliad; y Ricardo López, director de Sanitaria 2000, en un momento de la entrevista.

En esa búsqueda de mejorar la formación, Áliad está centrando su atención en buena parte en la tecnología on-line, es decir, no presencial. ¿Es un objetivo para 2011?

JGB: La verdad es que ya en el pasado año 2010 hemos avanzado mucho en la formación virtual on-line o teleformación. Siempre hemos apostado mucho –y creemos que es el futuro– por la tecnología aplicada a la formación, ya que permite una enseñanza y un aprendizaje en muchas ocasiones más profundo.

Nuestra experiencia es que nos ha costado mucho introducir la formación on-line en la sanidad privada, pero, cada vez más, los centros se van habituando a formarse en este entorno, que, digamos, es diferente. También depende mucho de los tipos de formación que se requiera, es decir, hay mucho debate sobre si es mejor presencial, a distancia, mixta… Son diferentes entornos para conseguir, al final, que la formación sea eficaz.

Así que depende mucho de cómo sean los centros, de cómo sea la formación y de cómo se imparta para que tenga éxito. Es verdad que este año hemos potenciado mucho nuestra aula virtual, y también lo es que tenemos pensado potenciarla aún más con nuevos entornos, y de acercar al profesional a una formación accesible, sencilla y que sea de alta calidad: ése es el reto. Y la verdad es que hemos tenido un crecimiento de este año en formación virtual en comparación con otros años, sin olvidar que seguimos potenciando la formación presencial en muchos casos en los que es necesario, y también la formación a distancia. Cada entorno tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El éxito está en la mezcla y en saber adaptar a cada entorno lo que cada uno necesita. Pero está claro que la formación on-line es una de las líneas de futuro de la formación en general. Quizás en sanidad privada cuesta un poco más la formación; por ejemplo, el tema de los horarios, las sustituciones, el tiempo… a veces es un problema, y esta vía puede ser una buena solución.

Lea la entrevista completa