21 nov 2015. 20.31H
SE LEE EN 1 minuto
Ricardo Martínez Platel / Las nuevas tecnologías de la comunicación se están erigiendo en un elemento de doble vertiente para los profesionales sanitarios. Acostumbramos a mirar únicamente sus muchas ventajas, que han permitido avanzar en aspectos que van desde la prácticamente implantada receta electrónica hasta las teleconsultas. Pero detrás de estos beneficios se ocultan una serie de usos y matices que han convertido a las TIC en un arma capaz de poner en serios apuros a los médicos. Es el lado negativo de la revolución.

Acceda al reportaje

Lea la nueva edición de 'Revista Médica'

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.