17 dic 2018 | Actualizado: 16:00

La penetración de los fármacos genéricos se ha cuadruplicado en una década

La extensión de estos medicamentos ha sido especialmente intensa en los últimos tres años

dom 28 abril 2013. 13.04H

Boi Ruiz, consejero de Salud de Cataluña

Redacción. Barcelona
Cataluña ha cuadruplicado en una década la tasa de penetración de los medicamentos genéricos en su sistema sanitario, desde el 11,2 por ciento que representaban en 2003 hasta el 44,9 del año pasado, según datos de la Consejería de Salud de la Generalitat.

De hecho, la cuota escaló hasta el 48,6% en diciembre del 2012, lo que hace suponer que todavía existe margen al alza, en un contexto en el que el gasto en recetas del Servicio Catalán de la Salud ( CatSalut) ha reducido durante los tres últimos años hasta alcanzar niveles similares a los de diez años antes.

El CatSalut marcó su récord en gasto farmacéutico durante el 2009, cuando desembolsó 1.863 millones, una cifra que ha bajado progresivamente hasta 1.450 millones en 2012 (en 2003 el gasto fue de 1.472 millones), unos descensos que coinciden en el tiempo con la expansión más importante de los medicamentos genéricos.
Así, mientras que a cierre de 2009 la cuota de mercado de los genéricos era del 28,5 por ciento, en 2010 pasó a ser del 32,6, en 2011 del 38,9 y el año pasado del 44,9 , lo que evidencia que los tres últimos años la extensión de estos fármacos ha sido más intensa que en los seis precedentes.

Los más recetados

Los grupos de fármacos que más se recetan en genéricos son para tratar úlceras - omeprazol, patoprazol y ranitidina -, hipertensión - enalapril, losartan y valsartan -, antibacterianos - amoxicilina, azitromicina y ciprofloxacina -, antidepresivos y ansiolíticos - citalopram, escitalopram, lorazepam y alprazolam - y hipolipeimants para disminuir el nivel de lípidos en sangre - simbastatina, atorvastatina y pravastatina -, precisa la Consejería que dirige Boi Ruiz.

Asimismo, entre los principios activos que se han comercializado como genéricos durante los últimos años y que han tenido más impacto en el sistema, destacan el candesartán y valsartán como antihipertensivos, el ácido acetilsalicílico como antitrombótico, el ácido ibandrónico como bifosfonato, la olanzapina como ansiolítico y el donepezilo como antidepresivo.