10 dic 2018 | Actualizado: 18:30

La oncóloga Ana Lluch ingresa en la Academia de Medicina

Es jefa del Servicio de Hematología y Oncología Médica del Clínico de Valencia

mar 01 abril 2014. 19.24H
Redacción. Valencia
Ana Lluch, catedrática de Medicina de la Universidad de Valencia y eminente especialista en cáncer de mama en España, ha ingresado como Académico de Número en la Real Academia de Medicina autonómica con su discurso Bases genómicas del Cáncer. Hacia una Medicina Personalizada del cáncer de mama.

Ana Lluch, catedrática de Medicina de la Universidad de Valencia.

La jefa del Servicio de Hematología y Oncología Médica del Hospital Clínico de Valencia e investigadora de la Fundación de Investigación del Hospital Clínico (Incliva), ha señalado que “se impone que los hospitales tengan equipos multidisciplinares que potencien la individualización de los tratamientos porque en el cáncer en general, y el de mama en particular, se ha demostrado que el tratamiento adyuvante aumenta de manera significativa la curación de la enfermedad”.

En este sentido, Lluch ha subrayado que “los hospitales que carezcan de una buena investigación perderán el tren de la competitividad y el progreso quedando lejos de la excelencia que nuestra sociedad exige. Deben desarrollarse unidades de investigación clínica y traslacional para conseguir,  de verdad, una investigación aplicada”.

Respecto a la investigación clínica la nueva Académico de la Real Academia de Medicina ha  demandado a las Administraciones responsables de la sanidad pública “medios y recursos necesarios para que el costo farmacéutico no sea la excusa que posibilite la existencia de discriminaciones entre los pacientes, independientemente  de su estrato social, nivel económico o cultural”.

Lluch ha insistido en que “debe darse un decidido apoyo y reconocimiento a los grupos investigadores cooperativos existentes, depositarios de la investigación independiente y académica. Se ha demostrado fehacientemente, la gran capacidad y potencial existente en la investigación clínica en nuestro país, así como la  buena  predisposición de los enfermos a participar en los ensayos clínicos. Partiendo de estas favorables condiciones, se deben agilizar los trámites de los estudios, tanto a nivel hospitalario como por parte de las administraciones, para que se conviertan en auténticos  motores de progreso”.

Por último, Lluch ha hecho un llamamiento “a un esfuerzo generalizado para que haciendo compatible una medicina científicamente avanzada y plenamente humanizada, podamos trasladar los progresos de la investigación directamente al paciente y a la sociedad. Es del todo necesario y,  sobre todo y lo más importante, es qué es posible”.