Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

La nueva organización de los laboratorios clínicos del Salud tendrá una “repercusión laboral”

El consejero explica que buscan la sostenibilidad económico-financiera

Viernes, 14 de diciembre de 2012, a las 13:10

Redacción. Zaragoza
La nueva organización de los laboratorios clínicos del Salud tendrá una "repercusión laboral" que todavía no está definida, ha afirmado el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, en la sesión plenaria que celebran las Cortes autónomas.

Ricardo Oliván.

En el transcurso de una interpelación con la portavoz de CHA, Nieves Ibeas, el titular de Sanidad ha señalado que la tecnología lleva a replantearse "si tiene sentido la misma estructura" de laboratorios vigente y ha resaltado que los cambios no perjudican al paciente, que es "lo importante".

"No hay ningún estudio sobre las repercusiones" laborales que tendrá la reorganización, pero "seguramente la va a haber", ha confirmado el consejero, quien ha expresado que tiene que pensar "en el paciente de hoy y el paciente de mañana".
Ricardo Oliván ha explicado que el "proyecto de centralización" de los laboratorios clínicos responde a los cuatro ejes planteados en las '400 medidas' aprobadas por el Gobierno de Aragón para la sanidad pública con motivo de la crisis, que son la innovación, la excelencia, la sostenibilidad económico-financiera, la eficacia y la eficiencia. En este caso se trata de "ordenar los recursos humanos, los recursos de gestión, los equipos y los sistemas".

El modelo consiste en organizar un laboratorio centralizado, que será un centro de referencia, junto con una red de laboratorios periféricos, de forma que en el primero se realizará la analítica de rutina y la compleja, mientras que en los periféricos se realizarán las pruebas urgentes y las que deban realizarse in situ por razones técnicas, "que las hay y muchas".
"Es conveniente ir de la mano de la colaboración privada" para contar en cada momento con la tecnología punta, "lo cual no significa privatizar", ha continuado el consejero, quien ha garantizado que el control de ese "formato" será siempre desde el sector público "sea cual sea el modelo que se establezca".

Oliván ha prometido que se abaratará el coste de los reactivos que se utilizan y mejorará el tiempo de respuesta "sin ninguna merma de calidad". Ha subrayado que en ningún caso propugnaría la puesta en marcha de este modelo si resultara perjudicada la calidad del servicio. Esta reforma debería haberse hecho "incluso en época de bonanza", ha opinado.
Por otro lado, el consejero ha asegurado que "garantizaremos la financiación de la teleasistencia, tanto para dependientes como no dependientes, aunque la competencia del Gobierno es exclusivamente para dependientes", mientras que la de los no dependientes es responsabilidad de las entidades locales.