18 dic 2018 | Actualizado: 12:00

La Ley de Salud Pública dará cobertura legal a cerca de 1.200 psicólogos colegiados

El Colegio de Psicólogos de la Región venía demandándolo hace 8 años

lun 24 octubre 2011. 12.10H

María José Catalán, decana del Colegio de Psicólogos de Murcia.

E.P. Murcia
La nueva Ley General de Salud Pública, publicada recientemente en el BOE, afectará a unos 1.200 psicólogos colegiados de la Región de Murcia, que pasarán a tener el rango de profesional sanitario, de forma que su trabajo tendrá mayor cobertura legal y los pacientes “gozarán de una cierta de ventajas y garantías”.

Así lo ha hecho saber a Europa Press la decana del Colegio de Psicólogos de la Región de Murcia, María José Catalán, quien se ha felicitado por la entrada en vigor de esta nueva Ley, que vuelve a reconocer a los psicólogos “como los profesionales sanitarios que eran antes”.

Catalán ha recordado que, hasta ahora, la Ley de Organización de Profesiones Sanitarias, aprobada en 2003, solo reconocía como profesional sanitario a los psicólogos especialistas en psicología clínica, y lo que el Colegio pedía desde hace ocho años era que este reconocimiento se hiciese extensivo a todos los psicólogos.

En la Región de Murcia hay en torno a los 300 psicólogos en especialidad clínica, entre los que se encuentran los que acceden por la vía del Psicólogo Interno Residente (PIR) o aquellos que previamente estaban ejerciendo otras funciones y consiguieron la especialidad por homologación.

Además, hay unos 70 psicólogos que trabajan en el Sistema Nacional de Salud, en áreas de salud mental, y los profesionales que pueden acceder a esta nueva regulación de Psicólogo general sanitario suman en torno a 1.000 o 1.200 colegiados de los 1.400 que hay registrados en el Colegio.

Hasta ahora solo podían trabajar en sanidad pública, tanto en su ámbito general como a nivel de la concertación de servicios con entidades privadas, los psicólogos que tienen en su poder el título en especialista en psicología clínica, de forma que los psicólogos generalistas no podían ser contratados en el ámbito del Sistema Nacional de Salud.

Por el contrario, estos profesionales sí que podían ejercer por cuenta propia y por cuenta ajena a nivel privado, ya que había fórmulas transitorias que posibilitaban que quienes no fuesen sanitarios pudiesen acceder al reconocimiento de sus consultas como sanitarias, pero lamenta que, “desgraciadamente después, a nivel legal, era una norma que no tenía reconocimiento legal”.

Y es que hubo denuncias de profesionales de otros sectores que podían ver algún problema de competencia con los psicólogos, por lo que acudieron a los juzgados y “ganaron la batalla en ese sentido”, según Catalán, quien recuerda que el Tribunal Supremo “puso en riesgo el trabajo que estaban ejerciendo de forma continuada muchos psicólogos que ejercían en el ámbito de la salud”.