Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

La Junta comienza a pagar los copagos farmacéuticos que debía a los pensionistas

Hay casos individuales que superan los 600 euros adelantados por pacientes

Miércoles, 17 de febrero de 2016, a las 18:53
Redacción. Mérida
La Junta de Extremadura ha comenzado a pagar esta semana un millón de euros correspondiente a la deuda a los pensionistas extremeños por exceso de copago en los medicamentos. A esto hay que añadir el copago procedente de las reclamaciones que han podido resolverse, unas 5.000, de las cuales hay casos individuales que superan los 600 euros adelantados por pensionistas.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara.

Con esto, se está completando el “compromiso” del ejecutivo autonómico en relación a lo que ha supuesto para los pensionistas el Real Decreto-ley que establecía el copago de los pensionistas para los medicamentos financiados con cargo al Sistema Nacional de Salud (SNS), con límite mensual en función de la renta.

En Extremadura, los pensionistas han adelantado la cuantía por sus medicamentos desde julio de 2012 hasta noviembre de 2013, según ha recordado el Ejecutivo regional en nota de prensa. Durante esos nueve meses los pensionistas adelantaron al anterior gobierno el 10 por ciento del valor de sus recetas, en muchos casos esa cantidad supuso un “problema” para que muchos enfermos pudieran acceder a su tratamiento por “falta de dinero”.

En ese tiempo (de julio de 2012 a noviembre de 2013), el gobierno autonómico generó una deuda con los extremeños superior los 5 millones y medio correspondiente al copago generado por la receta electrónica. Así, Tres años después queda pendiente de abonar casi 1 millón de euros, que es lo que ha comenzado a pagar esta semana la Junta de Extremadura.

Sin embargo, queda pendiente una deuda aún no cuantificable de copago que corresponde a las recetas en papel. De esas recetas, el SES sólo va a poder hacer frente a las correspondientes de la provincia de Badajoz, ya que en la de Cáceres “se quemaron sin pensar que se debían abonar los excesos de copago”.