Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:00
Martes, 29 de noviembre de 2011, a las 17:12

María Ángeles Palacios, consejera de Sanidad y Política Social; y Martín Quiñonero, secretario general de la Consejería.

Redacción. Murcia
Los datos almacenados en el Sistema de Información de Usuarios de Servicios Sociales (Siuss) en la Región de Murcia revelan que la aplicación de la Ley de de Dependencia ha disparado en cuatro años las intervenciones de los Servicios Sociales de Atención Primaria (SSAP), hasta el punto de que este tipo de información triplica porcentualmente al resto de categorías en los 15 años de funcionamiento del Siuss.

La necesidad de información y la gestión sobre la Dependencia se ha convertido en la principal demanda de los usuarios de los SSAP en el último cuatrienio. Uno de cada cinco ciudadanos que acuden al sistema lo hacen para demandar información sobre la Dependencia, según se puso de manifiesto en la jornada de trabajo sobre este sistema de información, celebrada en la Consejería de Sanidad y Política Social.

Por sectores, las intervenciones con personas mayores han supuesto el 28,2 por ciento (208.139); con familias, el 25,6 por ciento (189.397); con personas con discapacidad, el 24,1 por ciento (177.811); con inmigrantes, el 9,8 por ciento (72.360); con la infancia, el 3,7 por ciento (27.076); con mujeres, un 2,5 por ciento (18.630); y con marginados sin hogar y transeúntes, un 1,5 por ciento (11.015).

Entre 1996 y 2010, según los datos del SIUSS, la red de Atención Primaria de Servicios Sociales, compartida entre ayuntamientos y Comunidad Autónoma, ha realizado 738.000 intervenciones, de las que un 40,3 por ciento se realizaron a partir del año 2007, coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley de Dependencia y los años de crisis económica. El análisis de la información revela un crecimiento anual de las intervenciones, pasando de las 22.645 en 1996 a las 102.742 en 2010.

La consejera de Sanidad y Política Social, María Ángeles Palacios, ha remarcado que este sistema “es fundamental para la adecuada gestión de los recursos sociales y para el diagnóstico social, pues nos da la posibilidad, con los datos que contiene, de evaluar la orientación de los servicios a la población de la manera más adecuada”.