Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

La historia clínica unificada arranca hoy en Txgorritxu

Permitirá el acceso a lo historiales de los pacientes desde cualquier punto de la red

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Vizcaya

La historia clínica unificada es una realidad a partir de hoy en Txagorritxu, el primer centro de la comunidad en iniciar el pilotaje de este servicio que, si se cumplen los plazos previstos, deberá estar operativo a finales de 2011 en todos los hospitales vascos.

Tagorritxu inicia hoy la implantación de la historia clinica unificada.

La implantación de Osabide Global, la historia clínica electrónica de Osakidetza, es una de las apuestas más claras del equipo de Bengoa para esta legislatura. De hecho, cuando esté completamente implantada, esta herramienta permitirá acceder a la historia clínica de cualquier ciudadano vasco a través de todos y cada uno de los ordenares de los 19 hospitales y los 308 ambulatorios de la red pública.


Una vez que la red haya comenzado su andadura en Txagorritxu le llegará el turno al hospital de Galdakao, que está previsto que implante el sistema en el primer trimestre de 2011, seguido por el Hospital de Santiago.


Euskadi será la primera comunidad del Estado en implantar la historia electrónica de forma global, un sistema integrado dentro de la estrategia de atención al paciente crónico que ha impulsado Bengoa desde su llegada la Departamento Vasco de Salud. Y es que, la implantación de este sistema facilitará mucho el acceso al historial de este tipo de pacientes que sufren múltiples patologías, toman distintos fármacos y acuden de forma muy frecuente a los servicios sanitarios.


Ante las dudas surgidas en torno a la confidencialidad de los expedientes médicos fruto de la implantación de la historia electrónica el director del centro Francisco Villar, se ha mostrado confiado en que no habrá problemas y ha recordado que "cualquier profesional que acceda a un expediente que no le corresponde será perseguido por vía penal" y se expondrá a una multa máxima de 600.000 euros, una pena de prisión y la expulsión inmediata de Osakidetza según lo establecido por la Ley de Protección de Datos, que obliga a los profesionales sanitarios a una confidencialidad absoluta sobre su actividad.