Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Martes, 04 de noviembre de 2014, a las 17:43
Redacción. Vizcaya
El Departamento foral de Acción Social de Vizcaya destinará 2,4 millones de euros a ayudas a la Atención Temprana que para cubrir las necesidades especiales de niños y niñas de 0 a 6 años, según ha informado el portavoz foral, Unai Rementeria, en la rueda de prensa habitual tras el consejo de Gobierno.

Unai Rementeria.

Mediante estas prestaciones, los niños y niñas que presentan trastornos en su desarrollo tienen riesgos de padecerlos, tienen la posibilidad de aumentar su integración en el entorno familiar, escolar y social, así como su autonomía personal.

Actualmente, cerca de 1.330 niños y niñas son atendidos con prescripción de Atención Temprana. El número de menores de 3 años valorados en Dependencia en 2013 asciende a 447. Todos los casos de valoraciones de menores de seis años, tanto para la atención temprana, Dependencia o Discapacidad se consideran urgentes.

La atención temprana surge basándose en la evidencia de que, a través de la generación de un ambiente rico en estímulos de diverso tipo, se puede mejorar la situación de los niños de menor edad que requieren este tipo de terapias. Según los responsables forales, se puede intervenir positivamente en la adquisición de funciones o capacidades que se han visto mermadas por problemas que han tenido lugar a lo largo del desarrollo.

Se considera edad temprana los primeros cuatro años de vida, por lo que los límites de eficacia de intervención de los programas de atención temprana están acotados. No obstante, la Diputación foral de Vizcaya mantiene los programas de intervención de Atención Temprana hasta los seis años. Asimismo, se establece un mecanismo de coordinación de los sistemas sanitario, social y educativo para trabajar conjuntamente.

Experiencia piloto

Desde enero de 2012, Vizcaya desarrolla esta labor de coordinación como experiencia piloto para su posterior extensión a los demás Territorios Históricos. Ha aplicado la innovación y los sistemas educativo, sanitario y social están funcionando de forma coordinada.

A partir de los seis años, en que ya la escolarización es obligatoria, en principio, el medio más adecuado para realizar la intervención es el medio escolar. Las intervenciones para abordar las necesidades de menores con dificultades en su desarrollo se extienden más allá de los seis años.

También son importantes, para los responsables de Diputación, los esfuerzos que entidades del tercer sector social hacen, en muchas ocasiones en colaboración con el Departamento Foral de Acción Social en el ámbito de la estimulación de niños y niñas.