Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Deontológica de la OMC: no hubo vulneración de la norma en las palabras de Otero hacia Villarig

El presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León se sintió ofendido por unas palabras del presidente del Colegio de Médicos de Valladolid en las que supuestamente tachaba a la entidad autonómica de comportamiento poco democrático

Lunes, 30 de septiembre de 2013, a las 17:30

Redacción. Madrid
La Comisión Central  de Deontología de la Organización Médica Colegial se ha pronunciado sobre la polémica mantenida entre José Luis Díaz Villarig, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, y José Antonio Otero, presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, en la que ha concluido que no se vulneraron las normas deontológicas de la profesión médica en las palabras de Otero, ni las mismas pueden ser catalogadas como una falta de respeto.

José L. Díaz Villarig, presidente del Consejo autonómico de Colegios de Médicos y Antonio Otero, presidente del Colegio de Médicos de Valladolid.

La denuncia de Villarig vino motivada por una información aparecida en la edición del 26 de febrero de 2013 del periódico El Norte de Castilla, que reflejaba que supuestamente  “Otero aprovechó su presentación para recriminar al Consejo de Médicos de Castilla y León que no trasladara el documento en defensa de la sanidad pública a la entidad colegial vallisoletana y lo acusó de falta de comportamiento democrático”.

Otero contestó a la denuncia del consejo autonómico expresando que la información citada “no es una noticia en sentido estricto, sino una crónica elaborada por la periodista, que contiene datos más allá de los verbalizados por el denunciado”.  Para el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León existió una vulneración de los artículos 37 y 38 del Código de Deontología Médica de la OMC, relativos a que los médicos se abstendrán de criticar despectivamente las actuaciones de sus colegas y que las discrepancias no han de propiciar el desprestigio público.

La Deontológica concluye que no puede considerarse una crítica despectiva hacia un colega, puesto que no hace alusión a persona física alguna y se hace referencia a una institución de la que, además,  el propio denunciado forma parte. A pesar de la resolución del informe, este asunto será motivo de análisis en la Asamblea Ordinaria de la OMC que se celebrará en Cuenca el próximo sábado.