Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

La declaración de derechos y deberes de Salud “promueve una ética de máximos”

Se establece el calendario vacunal infantil como un “derecho de la infancia”

Martes, 21 de julio de 2015, a las 15:27
Redacción. Bilbao
El Consejo de Gobierno vasco ha aprobado este martes la Declaración sobre derechos y deberes de las personas en el Sistema Sanitario de Euskadi, un documento que, entre otras medidas, incluye el “derecho” a que los enfermos terminales puedan acceder a una habitación individual en el hospital, y el calendario vacunal infantil como un “derecho de la infancia”.

Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno vasco; y Jon Darpón, consejero de Salud.

El consejero de Salud, Jon Darpón, ha destacado que la nueva declaración va “más allá de mero catálogo de derechos y deberes que atiendan a un ética de mínimos” y “aspira a promover un ética de máximos”, ya que incorpora, por primera vez, derechos vinculados directamente con la buena organización y gestión del sistema sanitario, derechos referidos a colectivos integrados por personas vulnerables, así como sobre las necesidades específicas de personas afectadas por enfermedades raras y relativos a la infancia/adolescencia, sexualidad/reproducción, ancianidad y final de la vida. Entre las novedades, Darpón ha destacado que, por primera vez, se insta a que se sigan protocolos de protección específica para las personas de colectivos vulnerables, que necesitan medidas especiales para garantizar su acceso en condiciones de igualdad al sistema sanitario y sociosanitario.

En este sentido, ha explicado que el nuevo texto recoge que, al final de la vida, cuando la persona ingresa en un hospital para recibir cuidados paliativos y “está cerca de la muerte”, pueda tener unas “condiciones de intimidad” en una habitación individual.

En relación a las obligaciones, la Declaración especifica una serie de deberes, que “van más allá de los exigibles desde la normativa administrativa, civil o penal”, sino que son deberes exigibles desde la ética ciudadana. Para los menores, se recoge por primera vez el calendario vacunal como un “derecho de la infancia” y respecto a las mujeres, el derecho a la lactancia materia y a amamantar en espacios públicos, entre otros.

El ámbito de aplicación de esta declaración no se circunscribe solo a las personas usuarias de Osakidetza, sino que aplica también a los centro privados concertados del Sistema Sanitario de Euskadi y a los no vinculados contractualmente con el Departamento de Salud, al menos, para estos últimos, “en una parte” de la Declaración.