14 nov 2018 | Actualizado: 21:20

La Consejería se suma al programa de derivación temprana de las bajas laborales por enfermedad musculoesquelética

Esta iniciativa tiene como objetivo mejorar la calidad de la asistencia a pacientes en activo con estos problemas de salud

Viernes, 19 de julio de 2013, a las 14:02

Redacción. Valladolid
El Programa de Intervención Temprana en Incapacidad Temporal por Enfermedades Musculoesqueléticas (IT-EM) es fruto del desarrollo en España de la iniciativa europea Fit for Work, presentada en el Parlamento Europeo y que cuenta con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie y General Electric. Castilla y León ha entrado a formar parte de él poniéndolo en marcha, de manera inicial, en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, el Complejo Asistencial Universitario de León y el Hospital Virgen de La Concha de Zamora.

Esta iniciativa tiene como objetivo mejorar la calidad de la asistencia a pacientes en activo con estos problemas de salud y, ahora, se acaba de poner en marcha en hospitales de Valladolid, León y Zamora. Esto ha sido posible gracias a la colaboración entre la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, la compañía biofarmacéutica AbbVie y General Electric.

El programa, que cuenta con el aval de su previa implantación en los hospitales Clínico San Carlos de Madrid, Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y La Fe de Valencia, entre otros, ya ha mostrado resultados muy beneficiosos. Por ejemplo, en solo dos meses de su funcionamiento en Valencia se redujeron las bajas por IT por dolencias musculoesqueléticas en un 27 por ciento; y la media en días de baja de los pacientes, una vez puesto en marcha el programa, fue de 32 días cuando hasta el momento la media de duración se establecía en 44 días. En el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, por su parte, a los 6 meses de inicio del programa se redujeron los días de baja por procesos musculoesqueléticos en un 32,7 por ciento, estimándose que el ahorro de dicho programa podría ser en Cantabria de cerca de 7,5 millones de euros anuales.

En Castilla y León las bajas laborales ocasionadas por estas enfermedades suponen un coste anual que supera los 80 millones de euros, una cifra que se podría reducir a través de la implantación global de este programa.

El Programa de Intervención Temprana en Incapacidad Temporal por Enfermedades Musculoesqueléticas consiste en la correcta derivación del paciente, desde atención primaria al reumatólogo, en menos de una semana desde que el médico de cabecera expide el parte de baja. Este tipo de actuación, que requiere de una estrecha colaboración entre los niveles asistenciales, permite la reducción de los días de baja hasta en un 40 % y una reducción de los costes de hasta casi la mitad.

Para ello, con la interacción entre el médico de atención primaria y el reumatólogo, se identifica el problema y, de una forma rápida y eficaz, se reducen los días de baja. Esto conlleva una disminución de los costes asociados, además de una enorme satisfacción por parte del paciente, que puede retomar su rutina en menor tiempo. Es importante en este punto, destacar que este tipo de bajas afectan a personas en plena actividad laboral y conllevan prolongadas convalecencias que pueden tener una repercusión no solo de salud, sino también social.

Bajas laborales en Castilla y León

En Castilla y León las bajas causadas por patologías musculoesqueléticas tienen una duración media por paciente de 45 días. A través de este programa, se prevé una reducción de la media de días de baja causados por esta enfermedad en un 40 por ciento.

El Programa IT-EM se enmarca dentro de la estrategia Salud y Trabajo, una iniciativa promovida por la compañía biofarmacéutica AbbVie y General Electric para profundizar en el conocimiento de este tipo de enfermedades y su impacto sociolaboral. Salud y Trabajo, a su vez, forma parte de Fit for Work, un proyecto europeo de The Work Foundation cuyo objetivo es ayudar a los trabajadores que padecen estas enfermedades a desarrollar su trabajo con normalidad.

Los tres hospitales castellanos y leoneses (Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Complejo Asistencial Universitario de León y Hospital Virgen de La Concha de Zamora) se han sumado, por tanto, a un proyecto de alcance europeo que ya está mostrando sus resultados en Madrid, Valencia, Cantabria y Cataluña y al que se irán adhiriendo progresivamente centros hospitalarios de otras comunidades. En España, además del centro pionero, Clínico San Carlos de Madrid, el programa se está llevando a cabo en el Hospital Universitario La Fe de Valencia, el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, el Hospital Clínico Universitario Virgen de La Arrixaca en Murcia, el Hospital Sierrallana en Cantabria, los hospitales catalanes del Mar, Bellvitge y Figueras y los hospitales General y Marina Baixa de Alicante, entre otros.