18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

La consejera Zabaleta abandona la política

La responsable de Empleo y Asuntos Sociales asegura que ha “cumplido un ciclo”

Miércoles, 05 de septiembre de 2012, a las 20:32

Redacción. Bilbao
La consejera vasca de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, ha decidido abandonar la política tras cumplir un "largo ciclo" que le ha permitido desempeñar funciones en distintos estadios de la vida pública.

Zabaleta en la rueda de prensa de este miércoles.

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales ha afirmado en rueda de prensa que su decisión de dejar la política activa responde a la culminación de un recorrido político de 25 años, en los que ha desempeñado diversos cargos en ayuntamientos, diputación y parlamentos vasco y español, y que ha "colmado" todas sus aspiraciones políticas. Asimismo, ha señalado que el hecho de que el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, se retire de la política, no ha influido en su decisión. "Sólo han coincidido en el tiempo. Las razones son distintas", ha precisado.

Zabaleta ha señalado que tras su periplo político volverá a su actividad docente como profesora de instituto en San Sebastián, aunque seguirá militando en el PSE-EE y trasladando su manera de pensar en el seno del partido para hacer "más rico y plural" al PSE-EE, en su condición de "socialista y vasquista". Además, se ha mostrado "orgullosa" de lo que ha "hecho y dicho" y ha explicado que dos elementos claves han guiado su vida política: que la política sirva para el bienestar de las personas y la dignificación de la política, trasladando un mensaje de que ésta es un "compromiso, vocación y un servicio" a la sociedad.

En este sentido, ha apuntado que lo deja con la "conciencia tranquila" y segura de la opción que ha tomado, dejando paso a un relevo generacional, por lo que seguirá siendo militante socialista, pero no en primera línea institucional.

La consejera, que dejará la política al día siguiente de constituirse el próximo Gobierno vasco, ha manifestado que es el "momento oportuno" después de haberlo hablado con el lehendakari, Patxi López, a quien ha mostrado su "agradecimiento" por haber confiado en ella para formar parte del Ejecutivo autónomo en esta legislatura, en la que ha servido a Euskadi con "dedicación, honestidad y responsabilidad".

Asimismo, ha recordado especialmente a sus compañeros Manolo Huertas, por el que ha dicho que ella está en la política, y a Ramón Jáuregui, por el que continuó en el ejercicio de la política activa, al tiempo que ha agradecido su "esfuerzo" a todos sus colaboradores en el Departamento de Empleo y ha destacado los múltiples mensajes de apoyo recibidos desde su partido y de fuera de éste, desde que anunció que lo dejaba.

Una dilatada trayectoria

Esta histórica del socialismo vasco de 55 años, filóloga y catedrática de Lengua y Literatura, ocupó su primer cargo institucional entre 1987 y 1991, cuando fue directora de Renovación Pedagógica del Gobierno Vasco.

Entre 1991 y 1995 fue concejala en Andoain (Gipuzkoa), senadora y diputada de Servicios Sociales en este territorio (1993-1996), y formó parte del gabinete del consejero de Trabajo hasta 1998, cuando fue nombrada parlamentaria vasca.

Ocupó este cargo durante once años hasta que se puso al frente de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales con el Gobierno de Patxi López. En el seno del PSE, donde milita desde hace más de dos décadas, es una de las exponentes del ala vasquista. Alcanzó la Secretaría Institucional en el IV Congreso del partido, celebrado en noviembre de 2000, en el que Nicolás Redondo Terreros fue reelegido secretario general. En 2002 fue una de las artífices del llamado Nuevo Socialismo Vasco (NSV), movimiento por el que se presentó como candidata a la Secretaría General en el Congreso Extraordinario del PSE-EE, tras la dimisión de Redondo en diciembre de 2001.

Junto al alcalde de Ermua, Carlos Totorika, y a Patxi López compitió por ser la secretaria general del PSE en el Congreso Extraordinario de 2002, aunque sólo logró el respaldo del seis por ciento de los compromisarios.

Fue criticada por formar parte en 2006 del grupo "Ahotsak", integrado por parlamentarias vascas de todos los partidos, salvo del PP, entre ellas Jone Goirizelaia (Batasuna), para reclamar un cambio en el marco jurídico vasco. Ya en su etapa de parlamentaria vasca participó en la elaboración del sistema vasco de garantía de ingresos, uno de los más avanzados entre los programas de ayudas sociales de España, que ahora ha desarrollado al frente del Departamento vasco de Empleo y Servicios Sociales.