Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Viernes, 28 de junio de 2013, a las 12:20

Redacción. Zaragoza
La Comisión de Sanidad, Bienestar Social y Familia ha apostado por el “aumento progresivo del tratamiento de diálisis peritoneal”. Todos los grupos parlamentarios han apoyado una iniciativa del PSOE que solicita al Ejecutivo “impulsar las medidas oportunas para que el diseño de la estructura sanitaria aragonesa se adapte a esta cuestión, se favorezca la formación de los profesionales sanitarios en esta técnica y se facilite la información y el acceso a los pacientes al servicio”.

Eduardo Alonso.

“Es un tratamiento que se hace en casa y permite a las personas ser más independientes. Se ahorran recursos hospitalarios, se facilita al enfermo continuar con su vida laboral y personal activa, y se le proporciona una mayor libertad e intimidad en su tratamiento”, ha expresado el diputado socialista Eduardo Alonso. De acuerdo con los datos que ha aportado este diputado, “su utilización podría aumentar de forma razonable hasta el 30 por ciento de los pacientes en diálisis, cifra que algunas comunidades ya están en vías de alcanzar”.

Desde el PP, Carmen Susín también ha coincidido en señalar que este tratamiento “da al paciente un alto grado de suficiencia, aunque tiene un tiempo de aprendizaje de la técnica y de las señales de alarma por si surge algún problema”. “Permite llegar al trasplante con el riñón mucho menos deteriorado que con la diálisis tradicional y el resultado a medio y largo plazo es mucho mejor”, ha expresado la parlamentaria popular.

El diputado del PAR Manuel Blasco ha recordado que “hay comunidades que nos llevan bastante ventaja” y, aunque ha reconocido que es un tratamiento “mucho más próximo, cercano e inmediato”, también ha manifestado que “no es universal y va dirigido a un tipo de población específica e importante”. Por estos motivos, el portavoz del PAR en la Comisión de Sanidad ha abogado por “seguir trabajando”.

Por parte de CHA, Nieves Ibeas ha considerado que todos los argumentos para apoyar esta iniciativa “son de peso”. “Todo lo que mejore la calidad de vida de estas personas debe ser apoyado. Si además se puede demostrar que resulta, como tratamiento, incluso más positivo desde el punto de vista económico, también es para tenerlo en cuenta”, ha manifestado esta parlamentaria.

La diputada de IU Patricia Luquin ha recordado que “las ventajas sociales, médicas y económicas las reconocen los propios informes”. “Se trata de un tratamiento con el que solo hay que acudir al hospital cada uno o dos meses, da mayor calidad de vida y autonomía y está indicada para todas las edades porque es la que más se acerca al funcionamiento de los riñones”, ha expresado Luquin.