16 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Dermitek implanta una técnica pionera en la eliminación de varices

Permite al paciente caminar con normalidad media hora después de la intervención

Martes, 22 de febrero de 2011, a las 18:13

Redacción. Bilbao
La Clínica Dermitek de Bilbao presentó ayer mediante una intervención en directo, un tratamiento innovador y pionero en nuestro país, para la eliminación de varices mediante un láser de 1.320 nanómetros.

La intervención para eliminar varices, una de las más demandadas en la actualidad (se estima que el 15% de la población padece algún problema de varices) es también una de las más temidas por los que la sufren. No en vano, los tratamientos que existen requieren un largo periodo de post intervención y la recidiva en la mayoría de los casos es muy alta.

Sin embargo, gracias a esta nueva técnica, el paciente que se somete a la cirugía puede salir del quirófano andando por su propio pie tan solo media hora después de la operación.

Imagen que muestra los resultados obtenidos  en un paciente siete días depsués de la intervención

La técnica, desarrollada solo en Estados Unidos y Alemania, consiste “en meter en el interior de la vena a tratar -a través de una fina aguja- la fibra del láser (de 0,6 mm de grosor, parecido a la pita de pescar); esta introducción se realiza bajo control ecográfico constante y permite situar la punta del láser en el lugar exacto desde donde se ha de tratar la vena”, explica José Luis Azpiazu, codirector del Grupo Médico Dermitek y uno de los pocos especialistas formados en esta técnica, para la que soplo se entrena anualmente a ocho profesionales..

A continuación, se aplica anestesia local y se hace el tratamiento, que dura pocos minutos y no provoca ningún dolor en el paciente.

Uno de los aspectos clave de la nueva tecnología estriba en que el láser de 1.320 nm tiene afinidad específica por el agua y actúa calentando el interior de las venas. Esto hace que se sellen sus paredes, haciendo desaparecer la variz y respetando los tejidos adyacentes. Al tratarse de una técnica no invasiva (sin cirugía) y realizarse sin abrir la piel, sin dolor, permite eliminar las varices con un daño mínimo o nulo a los tejidos cercanos a la vena. Esto elimina los riesgos y efectos secundarios inherentes a toda cirugía con anestesia. De hecho, “nada más acabar, les recomendamos a los pacientes que anden durante 20 o 30 minutos por Bilbao”, apunta el especialista.

Una de las principales ventajas del tratamiento, además de la ausencia de dolor y la recuperación inmediata tras la intervención, es su baja recidiva que es tan sólo del 3% al cabo de tres años. Además, esta técnica endovenosa es la única que permite la eliminación de varices a lo largo de toda la pierna, mientras que el resto de tratamientos no invasivos sólo permiten acceder a la parte que va desde la rodilla al muslo.

En relación a otros láseres de diferentes longitudes de onda utilizados, la nueva tecnología utilizada por el equipo del Dr. Azpiazu comprende la incorporación de un novedoso sistema de retracción automática del sedal del láser, que posibilita “la entrega exacta de energía en cada momento y durante toda la longitud de la vena tratada, lo que redunda en un resultado óptimo y más seguro, evitando la aparición de posibles efectos secundarios”.