Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Jueves, 13 de septiembre de 2012, a las 14:50

Redacción. Santa Cruz
El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc) participa en un estudio multicéntrico liderado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, en EEUU, con el objetivo de profundizar en la práctica de profilaxis frente a trombosis venosa profunda en pacientes pediátricos en situación crítica.

Mercedes Cueto, gerente.

Se trata de una investigación internacional (basada en un análisis observacional) en la que colaboran 61 hospitales de todo el mundo, destacando una importante participación de centros españoles, entre los que se encuentra el Hospital de La Candelaria.

 El objetivo de este estudio, denominado Protact (Prophylaxis against Thrombosis Practice) consiste en describir la práctica de profilaxis (medidas para evitar o actuar ante una enfermedad o proceso) a la hora de tratar la trombosis venosa en pacientes pediátricos en situación crítica que se encuentren en Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos.

José León González, pediatra en el Hospital Nuestra Señora de Candelaria en Tenerife, es el responsable de la recogida de datos para este estudio multicéntrico mediante de la colaboración de la UCI pediátrica y el servicio de Pediatría de este centro hospitalario. "La idea es, además, determinar la prevalencia de esta patología, comprobar si en la práctica cotidiana se llevan a cabo los protocolos que se describen en las guías clínicas y las características tanto del médico que indica la profilaxis como del paciente que la recibe", explica. El período de recogida de datos se efectúa en el plazo de un año, con cuatro fechas de estudio separadas por tres meses cada una. Una vez establecido el calendario de fechas, todos los hospitales participantes en la investigación tomarán datos el mismo día del año y a la misma hora.

A partir de ese momento, explica León, "la información que se haya recopilado -entre las que se encuentran variables demográficas y médicas- una vez identificadas, se introducirán en una base de datos electrónica a las que tendrán acceso todos los centros colaboradores y que servirán para la recolección y análisis posterior que se efectuará desde la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.